¡Comparte en tus redes!

¿Estás realmente vivo?

Revisa como es tu vida. ¿Te levantas temprano y vas de una actividad tras otra, sintiendo continuamente que el tiempo te persigue y no le encuentras sentido a todo lo que haces? ¿Te dedicas a alguna actividad que no te gusta ni te motiva? ¿Estás metido en una relación que te lastima, pero no te has atrevido a realizar un gran cambio en tu vida? Pues entonces date cuenta que transitas por tu vida sin estar realmente vivo.

Aprovecha el día de hoy, no permitas que termine sin haber crecido, aunque sea un poco, sin haber sido feliz y sin haber alimentado tus sueños, jamás te dejes vencer por el desaliento provocado por las dificultades que se atraviesan, nunca permitas que alguien te quite tu derecho a expresarte, el cual es casi una obligación, jamás pierdas el deseo de hacer de tu vida algo extraordinario, en ningún momento dejes de pensar que con amor y valor si se puede cambiar al mundo, vive de acuerdo a tus valores y jamás los traiciones ya que transformarás tu vida en un infierno., nunca, pero nunca dejes de soñar.

Jamás permitas que la vida te pases sin vivirla.

Aléjate de las personas negativas, de aquellas que han renunciado a sus sueños, ya que ellos buscarán convencerte de que abandones los tuyos, aléjate de personas tóxicas y recuerda siempre: “La estupidez se pega, es contagiosa”. La vida es corta; deja de gastar el tiempo con personas equivocadas.

Acércate y convive con las personas que puedan enseñarte algo, rodéate de los que viven con pasión y luchan con valor por hacer realidad sus sueños; que las ganas de salir adelante y vivir una vida extraordinaria también se contagian.

Deja de vivir esperando aquello maravilloso que supuestamente te traerá el futuro, ya que la vida es un misterio y a lo mejor hoy, es tu último día de vida. Es un error vivir pensando: “Cuando tenga el puesto que deseo seré feliz, cuando baje de peso seré feliz, cuando me saque la lotería seré feliz”. Etc.

Qué sentido tiene vivir anclado a un pasado que ya no tiene ningún futuro, deja de torturarte buscando cambiar lo que ya es imposible cambiar. Acepta y perdona, ya que aquel que vive con rencor realmente no esta del todo vivo, simplemente esta medio vivo; el que vive con rencor es como el que toma veneno con la esperanza de que el otro muera.

Si aspiras a estar realmente vivo empieza por aceptar que las cosas no siempre saldrán como tu quieres, comprende que la vida es totalmente insegura, que es incierta. Sé consciente de que el arte de vivir es el arte de caminar por la cuerda floja, disfrutando mientras avanzamos. Entiende que no existe mejor momento que el ahora.

Vive intensamente, trabaja como si no necesitaras el dinero, ama como si nunca te hubieran herido, ríe, baila y disfruta como si nadie te estuviera mirando. Ten presente las palabras de John Lennon: “La vida es lo que pasa cuando estas ocupado haciendo otras cosas”

Piensa en que el futuro aún no existe y en que el pasado ya paso y sucedió de la única forma en la que pudo haber ocurrido, que no pudo haber sido de otra forma, que las cosas son como son, sé consciente de que la vida es justo lo que esta sucediendo aquí y ahora. Vive intensamente el presente, sácale el jugo a la vida, haz que estas palabras en latín se mantengan resonando una y otra vez en tu existencia: “CARPE DI EM” (aprovecha el momento). Si no lo haces te lamentarás gravemente en ese instante que te toque partir de ésta vida y tristemente descubrirás que realmente no viviste. Desearás que la vida te regale un poco más de tiempo, para ahora sí aprovecharlo y chupa la sabia de la vida, aunque tristemente descubrirán que en este maravilloso teatro llamado vida no existen segundas oportunidades, que el agua del río que dejaste ir ya nunca volverá.

Deja de pensar en lo que perdiste o en lo que no tienes, ya que esto solo te genera frustración y llenará tu vida de insatisfacción y sufrimiento, mejor, cambia tu enfoque y concéntrate en lo que sí tienes, te sorprenderá descubrir la gran cantidad de cosas bellas y agradables que están pasando frente a ti y que no valoras por pensar en las carencias.

Comienza a ser consciente de lo que esta sucediendo justo aquí y ahora, valora la maravilla y el placer que produce simplemente el respirar, mete el aire profundamente y suéltalo despacio, disfruta cada sensación que de éste acto se produzca, se consciente que la vida es justo lo que esta pasando entre respiración y respiración. A partir de hoy busca traer tu concentración al momento presente, disfruta intensamente de las bellas sensaciones que produce el agua acariciando tu cuerpo mientras te estas bañando, de lo delicioso de tomar una rica bebida mientras calmas tu sed, de lo bello que es contemplar un hermoso paisaje, sentir el aire soplar acariciando tu rostro.

Sin importar como haya sido tu pasado, concéntrate en tu presente y vive con intensidad. Deja de preocuparte por poner más años a tu vida y asegúrate en poner más vida a tus años. Y recuerda: “CARPE DIEM”.

Armando Franco