¡Comparte en tus redes!

Estos alimentos pueden provocarles hígado graso a tus hijos

alimentos_higado_grasoEl hígado graso, o esteatosis hepática, es una enfermedad asintomática que, en los adultos suele ser el resultado, del abuso en el consumo de bebidas alcohólicas, pero, en el caso de los niños, la causa más frecuente es el sobrepeso y/u obesidad.

El problema es que, al no presentar síntomas, el hígado graso suele detectarse cuando el daño en las células del órgano ya está muy avanzado y el paciente ya tiene cirrosis (tejido fibroso inútil). Lo peor es que esta condición puede derivar en cáncer hepático. ¿Ves la importancia de prevenir la enfermedad?

De entrada, debes saber que, como su nombre lo dice, esta enfermedad aumenta el contenido de colesterol y triglicéridos en el hígado, haciendo que el órgano aumente de tamaño y adquiera una coloración amarillenta. La mejor manera de prevenir este padecimiento es cambiar los hábitos alimenticios y realizar diariamente alguna actividad física.

Aunque es cierto que no existe una dieta explícita para evitar el hígado graso, es importante que tus hijos disminuyan (o suspendan) el consumo de:

  • Azúcares. ¿Sabías que el consumo de refrescos, dulces, postres y productos elaborados con jarabe de maíz de alta fructosa puede detonar enfermedades hepáticas?
  • Grasas. Evita que tus hijos coman manteca de cerdo, mantequilla, margarina, crema, piel de pollo, mayonesa y aderezos cremosos, ya que estos alimentos aumentan los niveles de triglicéridos.
  • Carbohidratos. Aunque es cierto que los carbohidratos son nutrientes esenciales, debes eliminar de la dieta de tus hijos, aquéllos que son conocidos como “vacíos”, ya que sólo harán que acumulen grasa. Quítales las papas, botanas, pasteles, pan y pastas.
  • Comida rápida. Seguro les encantan las hamburguesas con papas y refrescos, pero es mejor que no lo coman. Ese tipo de alimentos son una mezcla de sodio y calorías, por lo que favorecen la acumulación de grasa en el hígado.
  • Sal. Seguramente, sí sabes que no hay nada peor para el hígado que la sal, así que más vale que la elimines de su dieta, junto con todos los alimentos ricos en sodio.

Adicionalmente, es importante que realicen alguna actividad física y que consuman más frutas y verduras.