¡Comparte en tus redes!

El estrés ¿bueno o malo?

Dr_Edilberto_Peña¿Todo el estrés de nuestra vida es malo?

Estamos acostumbrados a oír tanto la palabra estrés en nuestra vida que resultaría raro el escuchar que incluso sufrir de estrés pudiera ser bueno.

El estrés es la respuesta que se le obliga a dar a nuestro organismo ante cualquier estímulo que se le imponga, sobre todo porque este tipo de estímulos nos obliga a tener un proceso de adaptación para superarlo. El mejor ejemplo de esto lo obtenemos pensando en el hombre prehistórico que escuchaba un ruido y sentía el temblor en el piso que producía un dinosaurio acercándose y que exigía a que su cuerpo reaccionara para emprender la huida: aumento en la frecuencia cardíaca, la presión arterial, se abren más los bronquios y las pupilas y los músculos se llenan de sangre. Entonces el estrés de trata de los estímulos del medio externo o interno que nos obligan a generar una respuesta en nuestro cuerpo y mente, adaptarnos, sobrevivir e incluso aprender y sacar ventaja de todo este proceso.

En psicología se considera que existen dos tipos de estrés:

  • Eustrés: es aquel que se presenta cuando el individuo que interactúa con el factor estresante conserva una mente creativa y abierta y así prepara el cuerpo para una función óptima.
  • Distrés: es cuando el factor estresante genera una sensación desagradable y tan molesta que me causa disfunción en mis actividades cotidianas.

Finalmente el mensaje es saber que el estrés es una condición necesaria en nuestro día a día para poder cumplir con los compromisos que tengo y para poder crecer, madurar y ser mejor persona. Saber que si afronto de forma adecuada este estrés estoy mejor preparado para todo lo que venga; y si no, probablemente sea bueno buscar ayuda para convertir el DISTRÉS en EUSTRÉS.

A continuación les enumero unos consejos útiles para afrontar el estrés:

  • Usa una actitud positiva ante los eventos.
  • Revisa tus hábitos diarios para que no te estorben para adaptarte.
  • Haz actividad física.
  • Busca Hobbies o actividades recreativas.
  • No dejes de socializar.
  • Favorece las actividades relajantes.
  • Asume tu responsabilidad de las cosas malas que suceden.
  • Se flexible en tus costumbres, muestra disposición a cambiar.
  • Acepta que la realidad es una mezcla de cosas buenas y malas.
  • Vive en el aquí y el ahora.
  • Se consciente de que sufrirás frustraciones.
  • Aprende a decir que no.
Edilberto Peña