¡Comparte en tus redes!

Estrés y Ansiedad: ASESINOS SILENCIOSOS

Armando_FRANCOSe le llama estrés, es un sentimiento de tensión física o emocional. Puede provenir de cualquier situación o pensamiento que lo haga sentir a uno frustrado, furioso o nervioso.

El estrés es la reacción del cuerpo a un desafío o demanda. En pequeñas experiencias el estrés puede ser positivo, como cuando te ayuda a evitar el peligro o entregar un trabajo en una fecha límite. Pero cuando el estrés dura mucho tiempo, puede dañar gravemente la salud.

   Existen dos tipos principales de estrés:

Estrés agudo. Es a corto plazo y desaparece rápidamente. Puedes sentirlo cuando estás a punto de experimentar un accidente automovilístico o peleas con tu pareja. Este te ayuda a controlar las situaciones peligrosas; también lo sientes cuando haces algo nuevo o emocionante. Todas las personas sienten estrés agudo en algún momento u otro.

Estrés crónico. Este es el estrés que dura por un período de tiempo prolongado. Puedes tener estrés crónico si tiene problemas de dinero, problemas con tu pareja o en el trabajo. Cualquier tipo de estrés que continúa por semanas o meses es estrés crónico. Un individuo puede acostumbrarse a vivir en estrés continuo y no ser consciente de ello hasta que este ya le provocó graves problemas de salud.

Quien sufre estrés crónico, su cuerpo se mantiene alerta incluso cuando no hay peligro, o se encuentra dormido. Y después de un tiempo la persona comienza a sufrir problemas de salud como:

  •         Presión arterial alta
  •          Insuficiencia cardíaca
  •          Diabetes
  •          Obesidad
  •          Depresión o ansiedad
  •          Problemas de la piel
  •          Problemas menstruales
  •          Etc.

Son muchos estudios que han demostrado que el estrés reduce la competencia inmunológica del organismo, reduce la resistencia a las enfermedades. Las personas sometidas a altos niveles de estrés sufren un mayor número de enfermedades infecciosas de todo tipo.

Existente una clara relación entre el estrés y los trastornos gastrointestinales, así como su influencia en problemas cardiovasculares. En los últimos años, y a partir del hallazgo de cómo influye en la competencia inmunológica, se ha concluido que afecta de forma significativa y más si se tienen en cuenta otras variables personales y sociales, a la aparición y progresión de la artritis reumatoide, las alergias y los ciertos tumores.

En el caso del trastorno de ansiedad generalizada, la ansiedad patológica se vive como una sensación difusa de angustia o miedo y deseo de huir, sin que quien lo sufre pueda identificar claramente el peligro o la causa de este sentimiento; esta ansiedad patológica es resultado de los problemas de diversos tipos a los que se enfrenta la persona en su vida cotidiana, y sobre todo de sus pensamientos obsesivos acerca de sus problemas.

El estrés y la ansiedad pueden llegar a crearte graves problemas de salud e incluso son la raíz de un gran número de muertes hoy en día. Por lo cual, es importante instalar una especie de alarma interna que pueda avisarte continuamente como te encuentras y cuando es necesario dejar de acumular y soltar el estrés que se experimenta, antes de que este se convierta en un terrible problema y difícil de sanar. Por lo cual es esencial que a partir de hoy durante diferentes momentos de tu día, hagas un pequeño alto en actividades, guarda silencio, de preferencia cierra tus ojos para poder concentrarte y pregúntate: ¿Cómo estoy, cómo me siento, cómo se encuentran las sensaciones de mi cuerpo en este momento? Si eres una persona distraída o tu trabajo es muy intenso y te mantienes en continua actividad, te recomendaría incluso agendarlo y que tu teléfono te avise en diferentes momentos previamente establecidos y ubicados en distintos horarios del día. Que tu aviso diga algo como: “Hora de tu escaneo interno”.

Si como resultado de tu escaneo descubres exceso de tensión en alguna zona de tu cuerpo, has una pausa en tus actividades y en ese momento realiza unos estiramientos, sacude tu cuerpo, afloja, muévete soltando tensión y paso siguiente te recomiendo hacer el siguiente ejercicio de respiración:

Al estar tenso sin darte cuenta tu respiración se vuelve superficial, así que lo que harás es transformarla en lenta y profunda, para hacerlo, te voy a recomendar utilizar un conteo. Lleva toda tu atención consciente a tu respiración, date cuenta de cómo se siente el aire al entrar y cómo se siente al salir. Paso siguiente vas a comenzar a respirar de la siguiente forma:

  1. Vas a inhalar lenta y profundamente por la nariz contando mentalmente hasta 4.
  2. Retienes el aire en tu interior mientras mentalmente cuentas hasta 4
  3. Sueltas el aire lentamente por la boca realizando tu conteo mental hasta 4
  4. Te quedas sin aire mientras cuentas desde tu mente hasta 4.

Un plus que le puedes agregar a este ejercicio es el utilizar tu visualización creativa, lo cual ayudará de manera poderosa a calmar tu mente.

Imagina que estás en un hermoso bosque y que una burbuja color verde brillante te envuelve totalmente.

  1. Al inhalar, imagina que la energía verde penetra por tu nariz.
  2. Al retener, el aire imagina que esta energía se expande en ti iluminándote totalmente.
  3. Al retener, piensa que esta energía te limpia y te nutre.
  4. Al exhalar, visualiza que toda tensión abandona tu cuerpo como una nube gris saliendo de ti.

Nota: Este mismo ciclo lo vas a repetir muchas veces. El ejercicio lo puedes realizar en diferentes ocasiones durante el día. Aprovecha mientras vas entre el tráfico para hacerlo, o en una sala de espera o en la fila del banco, o mientras caminas por la calle.

Si tus niveles de estrés y de ansiedad son muy altos te recomiendo hacer esto muchas veces. Toma el ejercicio como si fuera tu medicina, y te darás cuenta que es más poderoso y mejor que la medicina.

Armando Franco