¡Comparte en tus redes!

Evita las náuseas al cepillarte la lengua

Evita las náuseas al cepillarte la lengua

Evita las náuseas al cepillarte la lengua

La lengua es un órgano muy importante, te ayuda a distinguir sabores y a comunicarte con los demás, pero debes tener especial cuidado con ella, dale el mantenimiento adecuado, eso lo logras con una correcta higiene. Este órgano acumula bacterias que pueden ocasionarte problemas de salud, como el mal aliento. La limpieza diaria te ayudará a evitar muchos problemas.

Lo malo es que a veces te dan ganas de vomitar al cepillar la lengua, ¿qué hacer para evitar el reflejo de las náuseas? Aquí algunos consejos que te ayudarán a evitar las náuseas.

1.- Cerdas suaves. Un cepillo de dientes suave puede aminorar las ganas de vomitar, las cerdas duras son más ásperas y la lengua se resiente más, por lo tanto es casi inevitable el reflejo de asco.

2.- Comienza con la punta. Cepilla tu lengua desde atrás hasta adelante, para la siguiente cepillada comienza un poco más atrás, si retrocedes un poco en cada limpieza te irás acostumbrando poco a poco.

3.- Mentalízate. El reflejo nauseoso es una estrategia que usa tu cuerpo para protegerte de la asfixia o de tragar objetos. Entonces, simplemente concéntrate en hacer la limpieza sin tener el deseo de vomitar. Si quieres resuelve una adivinanza mientras te cepillas o resuelve el problema de matemáticas que te costó trabajo en la escuela. La distracción mental te ayudará a inhibir el reflejo.

4.- Saca la lengua. Al cepillarte, si sacas un poco más la lengua podrás disminuir las ganas de vomitar, respira profundamente y exhala por la boca mientras te cepillas.

5.- Pon el cepillo de lado. Esta posición te ayudará a que la limpieza abarque una extensión mayor, además, al meter el cepillo apuntando hacia tu garganta generas náuseas.

6.- Deja de limpiarte. Si las ganas de vomitar son muy fuertes, déjalo, no tiene caso intentarlo justo en ese instante. Pierdes una batalla, pero no la guerra, con el tiempo irás acostumbrándote.

7.- Hazlo lentamente. No te cepilles muy rápido, realiza movimientos suaves y lisos, ve poco a poco.