¡Comparte en tus redes!

Evita que tus hijos tengan caries

dientes-cariesUsualmente, la boca de un bebé es la parte a la que menos atención se pone. Muchos padres creen que, hasta que no aparezcan los primeros dientes, sus hijos no necesitan medidas de higiene bucal.

Esta percepción es completamente errónea. El hecho de que no veas, no significa que los dientes no estén ahí. De hecho, los dientes comienzan a formarse en el segundo trimestre del embarazo, por lo que, al nacer, el bebé ya tiene 20 piezas de leche, algunas completamente desarrolladas en la mandíbula

Por ello es que debes cuidar la salud bucal de tu bebé antes de la dentición. Sólo tienes que pasar un paño o toalla húmeda por sus encías, para eliminar las bacterias nocivas. Puedes sustituir la tela por un cepillo para lactantes, en el momento que comiencen a salir los dientes.

Es importante que sepas que los bebés también pueden desarrollar caries, por lo que debes evitar que tu hijo se duerma con el biberón en la boca. Esta costumbre puede dañar su dentadura, ya que los azúcares de la leche, o el jugo, quedan adheridos a los dientes durante horas corroyendo el esmalte dental y produciendo la llamada “caries de lactancia” o “caries de biberón”.

Para prevenir este padecimiento, también es importante que establezcas horarios específicos para que el bebé tome el biberón y no pase todo el día succionando.

Conforme tu hijo crezca, debes enseñarle a cepillarse los dientes, por lo menos dos veces al día. Toma en cuenta que, a los tres años, uno de cada tres niños ya tiene caries; a los cuatro años, el porcentaje asciende al 63; y, a los cinco llega 85%. La mayoría de las veces, la culpa es de mamá y papá, que no vigilan que se estén lavando los dientes correctamente

Alimentación

Dado que la principal amenaza para los dientes es el azúcar, debes limitar el consumo de caramelos, ya que las sustancias azucaradas que contienen se disuelven en la boca y permanecen mucho tiempo en contacto con sus piezas dentales. Las bacterias de la placa absorben estos azúcares y producen ácidos que causan la caries.

Además, es importante que incluyas en su dieta alimentos ricos en sales minerales, como el calcio y el flúor, así como vitamina D. Éstos reforzarán sus huesos, incluyendo la mandíbula.

Recuerda que, para garantizar la salud bucal de tus hijos, deben ir al dentista cada seis meses.