¡Comparte en tus redes!

Evita en tus hijos el egoísmo que el Papa reprueba

papa francisco

"¡No seas egoísta!" Fueron las palabras que dijo el Papa Francisco a un católico que lo jaló mientras se despedía de la comunidad católica tras un evento con jóvenes en Morelia, Michoacán, el día martes 16 de febrero del 2016.

Y es que, quizá por el entusiasmo, porque también se iba a caer, porque no se dio cuenta o en verdad por mero egoísmo, un religioso tiró fuerte del brazo del líder católico. El egoísmo lo podemos definir como el amor excesivo e inmoderado que una persona siente sobre sí misma y que le hace atender desmedidamente su propio interés.

A la gente egoísta no le importa el otro y rige sus actos de acuerdo a su absoluta conveniencia, este tipo de personas termina en problemas o siendo solitaria, para que prevengas esta situación, aquí los hábitos para evitar hijos egoístas.

1.- Compartir. Enséñale a tu hijo a compartir y prestar, cuando tu hijo lo hace aprende a quedarse sin un juguete y se acostumbra a ver que otro juegue con él, al principio asociará esta actitud como una pérdida, pero comprenderá que puede hacer feliz a otras personas.

2.- Enséñale a jugar por turnos. Jugar o realizar actividades por turnos le enseñará a esperar, de este modo asociará el préstamo y la espera como una experiencia menos desagradable.

3.- Incentiva los juegos en grupo. Es bueno que tu hijo aprenda a jugar en grupo y a dejar los juguetes individualistas, si juega con los demás niños aprenderá a tener una actitud más generosa. Llévalo con sus amigos, vecinos o que juegue en el parque. Los juegos que implican un mismo objeto ayudan mucho, por ejemplo el jugar con balones, pelotas, cuerdas etc. Las actividades grupales hacen a tu hijo una persona más consciente de las necesidades de los demás.

4.- Enséñale lo que es suyo y lo que es de todos. Hay niños pequeños que llegan a reconocer todas las cosas como suyas y es muy difícil lograr que las suelten. A ti como padre te toca hacer que el pequeño comprenda qué cosas son suyas y cuáles no lo son. Por ejemplo, los columpios en el parque son para todos los niños, no sólo para él, así que después de jugar en él debe permitir que otros niños se diviertan. Repasa el primer punto.

5.- No lo obligues a prestar. Lo importante es que le expliques, no que lo obligues, pues para tu niño o niña prestar su objeto más preciado puede ser muy difícil, las cosas se complican cuando su ser más amado lo obliga. Explícale que se trata de compartir y que eso no significa que perderá su juguete.

6.- No lo amenaces. Evita frases como "Si no se lo prestas te pego", así no obtendrás efectos positivos en su conducta, podría asimilar el ser compartido con algo malo. Cambia las frases por "si lo prestas aprendes nuevos juegos", "así los dos se divierten igual".

7.- Ama a tus hijos, no los idolatres. Los padres aman a sus hijos y si los pequeños son felices, los padres los son, es por eso que muchos padres se la viven comprándoles cosas y los llenan de atenciones. Eso es un grave error, los hijos no deben ser tratados como si fueran el centro del universo, así creas un falso ídolo y una persona que confunde el amor con el egoísmo.