¡Comparte en tus redes!

Cómo evitar que tus hijos se conviertan en delincuentes

Armando FrancoEl Domingo celebramos el día del padre. Fecha en la que muchos buscaron festejar en un desayuno o comida a ese hombre que puso sus genes para darnos la vida. También es cierto que en un porcentaje considerable muchos individuos dejaron de tener contacto con su padre biológico hace muchos años o quizá ni lo llegaron a conocer.

En este artículo me quiero dirigir aquellos hombres que hacen la función de padres convirtiéndose en la imagen masculina que educará a un individuo. En algunos casos esta persona es el abuelo, en otros el tío, el amigo mas cercano o la nueva pareja de la madre.

La formación de un ser humano es una enorme responsabilidad y desgraciadamente no se enseña a través de la escuela esta materia, por la que cada quien va educando a sus hijos como se les va ocurriendo en el momento.

Existe toda una generación de hombres que ahora son padres, que crecieron bajo el total control de padres autoritarios y en algunos casos hasta violentos y que en este momento que les toca desarrollar el rol de padres, extrañamente vemos que pasaron a vivir bajo el total control de los hijos.

Un patrón negativo que vemos repetirse en las familias de clase media y media alta, es el que los padres quieren facilitarles la vida a sus hijos, para evitarles las dificultades que ellos enfrentaron y en este afán tienden a sobreproteger y mal educar a sus hijos. Estos padres que crecieron aplastados por las presencias de padres autoritarios al convertirse ellos en padres cometieron el error de irse al extremo y buscaron el convertirse en amigos, en cuates de sus hijos, lo cual definitivamente para la formación de éstos es una decisión incorrecta. Al convertirte en el cuate de tus hijos los estas dejando huérfanos y los estas privando de la posibilidad de crecer con la guía de un padre. El individuo tiene que comprender que esos pequeños o jóvenes no son sus cuates. Son sus hijos y punto.

A continuación, quiero compartir algunos consejos que se deben considerar para evitar una mala formación que podría llegar a crear en lugar de un buen ser humano, a un buen delincuente.

1) No le des a tu hijo todo lo que te pide. Ya que, si cometes el error de hacer esto, tus hijos crecerán creyendo que todo en la vida les pertenece y cuando al crecer, la vida les demuestre que no es así, sufrirán mucho y tenderán a buscar realizar cualquier trampa o procedimiento indebido para salirse con la suya, o procederán violentamente en contra de la autoridad que se los niegue, ya sea esta, los padres, los maestros, el jefe o la policía; lo cual los llevará tarde o temprano a enfrentar graves consecuencias.

2) Da una educación centrada en valores.Los valores universales son el conjunto de características y normas de convivencia del ser humano consideradas como cualidades positivas y válidas en una época determinada. Se suelen considerar innatos a la naturaleza humana. Los Derechos Humanos están basados en lo que se considera como “valores universales”. Algunos de estos valores son: Respeto, Amor, Justicia, Empatía, Amistad, Responsabilidad, Tolerancia etc.

3) Nunca premies un mal comportamiento. Jamás rías ni le festejes ningún comportamiento violento o grosero. Esto incluye lo que se pueda escuchar o ver en los medios de comunicación. Por ejemplo, si como familia reímos ante un programa de TV vulgar, grotesco o violento, indirectamente estamos fomentando el que los hijos se comporten así después.

4) Regaña y reprende cuando el niño se comporte mal. Hace algunos años existió una corriente de psicología y pedagogía encabezada por la Doctora Francoise Dolto que se equivoco gravemente e hizo un gran daño en la formación de los niños. Ella decía: “A los niños no se les puede coartar la libertad, porque entonces se les está castrando”. Y basado en esto, estos niños comenzaron a hacer su santa voluntad y esta moda a provocado el que ahora algunos niños y jóvenes sean totalmente incontrolables, Ahora vemos a jóvenes amenazando a sus padres con que si no se les da toda la libertad que quieren van a demandar a sus padres ante la ley. Lo cual es una gran estupidez. Ahora resulta que los niños se trauman si les dices no, o les impides hacer todo lo que quieren.
Una buena educación y formación tendría que incluir el enseñar límites, el que el niño aprenda que no puede hacer todo lo que quiera, que sus libertades terminan donde comienzan las libertades de los demás.

5) Enséñales deberes y responsabilidades. Uno de los peores errores que puedes hacer es el tú recogerles y ordenarles los juguetes que usaron para divertirse. Desde muy corta edad tienes que enseñarles a que ellos tienen que recoger sus cosas. Dales responsabilidades y asegúrate que las cumplan, una vez que las realicen apláudeselas y si no lo hacen repréndelos.

6) Ten el mayor control posible de lo que ven y hacen en los medios de comunicación. Mientras sean menores de edad, son tu responsabilidad y tienes que impedir en lo más posible el que llenen sus mentes de basura, que tarde o temprano los va a perjudicar.

Definitivamente el ser padre es una responsabilidad nada fácil de cumplir ya que cada caso es diferente y enfrentamos distintas circunstancias. Pero el poner mucha atención en los puntos que aquí menciono, definitivamente podrá ayudarte en la misión de ser un buen padre.

Armando Franco