Experimentando con el annilingus

¡Comparte en tus redes!

¿Han experimentado con el annilingus? El annilingus es también conocido como el beso negro, es una práctica que puede ser muy placentera, aunque puede resultar muy desagradable para algunas personas. Es una práctica sexual en la que entran el contacto la boca y el ano, consiste en utilizar la lengua y la saliva para estimular esta parte, la pareja que recibe las caricias alcanza así un nivel máximo de placer, es ideal como preludio al sexo anal.

En el ano hay muchas terminaciones nerviosas, por ello el cosquilleo es placentero, parecido a la felación y al cunnilingus. Para poder disfrutar de esta práctica es necesario que haya confianza y respeto mutuo, la comunicación es básica, pues como se trata de algo no muy habitual alguna de las partes podría estar poco convencida de querer hacerlo.

Antes de aventurarse a experimentar, es importante que haya higiene total y confianza plena en la pareja, por esa razón es recomendable practicarla sólo dentro del ámbito matrimonial.

El annilingus puede ser utilizado para dilatar el ano y prepararlo para el sexo anal, esto es posible con movimientos de la lengua para hacer que la zona se relaje y esté lista para recibir el pene. comúnmente, las mujeres que disfrutan del sexo anal disfrutan del beso negro.

Recomendaciones

Es mejor platicar del tema en pareja antes de llegar a la intimidad, si ambas partes están de acuerdo las cosas salen mejor.

Higiene por ambas partes, si ella recibe beso negro y él lo da, ella tiene que prepararse y estar muy limpia, así mismo él debe tener una adecuada higiene bucal. Eviten pasar a estimular directamente otros genitales después del beso negro, es mejor lavarse la boca para evitar contraer alguna infección.

Ten en cuenta la posibilidad de contagio de enfermedades de transmisión sexual (ETS) a través del annilingus. Una opción es utilizar barreras bucales, así como un condón que proteja la lengua.