Experimentos sociales sexuales

¡Comparte en tus redes!

Los experimentos sociales a veces suelen ser cosas muy divertidas para la gente, pero más que diversión, tienen muchas cosas que enseñarnos, algunas veces para crear conciencia y otras para apoyar a una causa.

Existen muchas formas divertidas de ayudar y crear conciencia, una de ellas son los experimentos sociales sexuales, o que tienen que ver con el sexo, con el único fin de crear conciencia. Veamos algunos que han causado impacto en YouTube.

Un experimento social sorprendió a los visitantes de YouTube al tener como protagonistas a un grupo de lesbianas que tocan un pene por primera vez. Bria and Chrissy, encargadas de la producción, quisieron demostrar las reacciones de estas mujeres, que al igual que los gays o heterosexuales tienen la libertad de elegir su opción.

Después de que varias chicas tocaran por primera vez el pene de un hombre, como parte de un experimento social, ahora las cosas cambian, pues chicos homosexuales tocan la vagina de una mujer por primera vez. La chica que se deja tocar la vagina es una Youtuber llamada Stevie.

Una campaña realizada por Merci Handy, una marca de gel y toallitas antibacteriales, hizo que un grupo de mujeres tocaran el pene de los caballeros. Por cada caricia la marca donó 10 euros a favor de la lucha en contra de enfermedades masculinas, como el cáncer de próstata.

Tres jóvenes hacen "motorbating" a cambio de donar 20 dólares a favor de la lucha contra en cáncer en las mujeres.

¿Qué pasa cuando una mujer acosa a los hombres en la vía pública? el siguiente experimento social se realizó para hacer conciencia.

Un experimento provocó impacto en los hombres al recibir piropos subidos de tono. Este video se realizó para tratar de decir, de una manera interesante, cómo se sienten las mujeres ante el acoso de los hombres en Nueva York.

La marca deportiva Everlast realizó un singular video, su campaña logró que algunos acosadores dijeran piropos a sus propias madres, sin darse cuenta. La entrenadora de voleibol, Natalia Málaga, fue la encargada de poner la trampa.