Experimentos sociales sobre acoso sexual

¡Comparte en tus redes!

El acoso sexual se define como la expresión de conductas compulsivas de solicitud de favores sexuales dirigidas a una persona en contra de su consentimiento, una acción puede perjudicar a personas de ambos sexos. Por lo general son los hombres quienes ejercen este tipo de comportamiento en ambientes laborales, académicos, estudiantiles, familiares y en la calle. Se considera como delito en la mayoría de los países, y es sancionado en función de su gravedad.

SABIDURÍA QUE AYUDA: En México, 1.4 millones de mujeres padecen acoso sexual en el trabajo, que equivale al 10% por ciento de la Población Económicamente Activa, reveló un estudio del Colegio Jurista. Sin embargo la cifra es ambigua, pues es un acto ilícito que en 99.7% de los casos no se denuncia y tiene el índice más alto de impunidad.

El perfil estandarizado son hombres de 40 años de edad, pero hay excepciones, pues las mujeres y las personas jóvenes también hostigan sexualmente.

Como una medida para hacer conciencia sobre este tema, diversas organizaciones y personas que trabajan por medio de redes sociales, han realizado experimentos sociales sobre el acoso sexual. A continuación presentamos algunos de ellos.

El siguiente experimento social muestra lo que pasa cuando una mujer camina sola por las calles de Manhattan en Nueva York, el video está subtitulado en español para una mejor comprensión.

Bajo la dirección de Leslie Escalante, la Facultad de Ciencias y Artes de la Comunicación, en la PUCP, Universidad de Perú, se realiza una interesante reflexión sobre las palabras ofensivas hacia la mujer.

Una pareja realizó un experimento social que consiste en poner a prueba a los usuarios del Metro de Londres, para ver su reacción ante una situación de acoso sexual. Ellos intentaban demostrar que los pasajeros suelen "hacerse de la vista gorda", pero para su sorpresa otros hombres se acercan a la escena. Aquí lo que pasó al final.

En el siguiente audiovisual de Vocativ se entrevista a mujeres que ven esta práctica propia de la seducción una ofensa que puede generar vergüenza e incluso intimidación.