¡Comparte en tus redes!

¡Felicidades! Tus mascotas son fumadores pasivos

fumadores_pasivosSeguramente estás harto de que te hablen de los efectos secundarios de fumar: daño cerebral, enfermedades cardiovasculares, cáncer de lengua, garganta y/o pulmones, EPOC y disfunción eréctil, por mencionar algunos. Te los sabes de memoria, ¿cierto?

Respetamos que no tengas intención de dejar el cigarro, pero ¿podrías dejar de fumar en casa o cerca de tu perro, y cualquier animal en general? Cada vez que lo haces conviertes a estos inocentes seres vivos en fumadores pasivos.

Diversos estudios científicos han demostrado que el humo de cigarro es tan peligroso para los perros y gatos, como para las personas.

Específicamente, la Universidad de Colorado, Estados Unidos, descubrió que los perros que son fumadores pasivos tienen mayor riesgo de desarrollar cáncer de pulmón, alergias graves y sinusitis. De hecho, los canes con hocico largo son más susceptibles al humo del cigarro, pues su exposición a las sustancias tóxicas del tabaco es mayor.

Vale la pena aclarar que, aunque el riesgo es menor, el humo del cigarro también afecta a los perros de hocico chato. Estos canes, como los Pugs, Bulldogs y Pekineses, pueden sufrir asfixia si están muy cerca del humo o en un lugar con muchos fumadores, ya que su hocico corto limita su capacidad de tomar oxígeno.

Las cosas no son mejores para los gatos. Los felinos que son fumadores pasivos tienen el doble de posibilidades de padecer cáncer de boca y sangre (linfoma). Esto se debe a sus hábitos de limpieza, pues al pasarse dos terceras parte del día acicalándose, lamen su pelo y piel impregnados de las sustancias tóxicas del humo del tabaco.

Y créenos, éstas no son las únicas especies afectadas por tu bonito hábito de fumar. Diversos estudios han relacionado el humo del cigarro con el cáncer de pulmón en los pájaros domésticos.

Así que, la próxima vez que quieras fumar, ¿podrías envenenarte solo y no perjudicar a tu familia y tus mascotas? ¡Gracias!