¡Comparte en tus redes!

Femimachismo Vs Feminismo

Javier GarridoEs momento de sacudir la alfombra y levantar el polvo de la polémica. Ya que los temas de género siempre contienen esta chispa y sé que esta vez no será diferente y mi objetivo es criticar de maneja objetiva esta tendencia notoria sobre todo en redes sociales de una prevaleciente forma de pensamiento disfrazada de feminismo. buscando muchos objetivos absurdos que no sólo se acercan a criticar el sistema de vida social, sino que atacan a las formas naturales e instintivas del hombre y forjan una sociedad problemática.

Lo primero que debemos de establecer es: “Hombres y mujeres no somos iguales”; por ende pedir “igualdad” es completamente absurdo e irrelevante. Genéticamente somos dos seres diferentes y culturalmente nuestros géneros ayudan a dar un poco de definición en cuanto a los métodos de relación y convivencia.

Lo que sí es de gran importancia es la “equidad” de estos géneros en cuanto a derechos y obligaciones por desempeñar en la sociedad en que vivimos. Este es el verdadero fundamento de la lucha del feminismo. Movimiento establecido de manera histórica después de 1789; acompañado por la revolución francesa, lo que le dio más auge y apoyó a los pensamientos surgidos de la inquietud de mujeres letradas y valientes que pusieron sus miras en dar valor a un sufragio efectivo proveniente de sus manos; lo cual daría apertura a muchos derechos más. Sabían que no sería fácil y jamás desistieron. Lo mejor de todo: no se equivocaron.

Los deseos plantados por las grandes personalidades de este movimiento como: Sojourner Thrut (defensora de los derechos de la mujer negra y la abolición de la esclavitud), Simone de Beaovouir (difusora, escritora e imagen importante del movimiento en occidente), Susan B. Anthony (la madre del movimiento en U.S.A.) Emmeline Pankhurst (fundadora del movimiento en Inglaterra), Flora Tristán (fundadora del feminismo moderno y luchadora por los derechos civiles) que está entre mis gustos personales; por mencionar algunas que escribieron y fundamentaron sus pensamientos llevándolos al campo real de batalla: la sociedad de su tiempo. Todas ellas podrían estar orgullosas del trabajo realizado; consciente de que aún tenemos mucho trabajo más por realizar en este y otros temas similares; sin embargo, podemos observar como la equidad ha tomado forma en nuestras sociedades en los diferentes países que estas y otras tantas mujeres enfocaron su lucha. tan claro y palpable que hay una contendiente muy fuerte para la presidencia de los Estados Unidos de Norteamérica. Considerado uno de los países líderes en el mundo. Pero también puedo asegurar fervientemente y sin ego de macho que ellas estarían muy en contra del abuso y la ridiculez con que algunas mujeres de nuestros días dan uso a sus libertades para emular las actividades más ruines y menos aceptables física y moralmente del mismo grupo que tanto critican. Las hoy definidas luchonas, buchonas, femininazis, amantes de Jenny Rivera, entre otros términos que se les adjudican tienen una perspectiva muy equivoca sobre el ejercicio de sus derechos y sus obligaciones sociales; pero sobre todo una contraproducente forma de vida que denota en muchas de sus manifestaciones rencor y tendencia a la venganza sobre personas del otro género. Considerándolo el género contrario y justifican estas actitudes usando y desprestigiando un término tan bien logrado y arduamente forjado como lo es el feminismo.

Ellas actúan ignorando la gran necesidad que se tiene de su apoyo para crecer y poder crear una sociedad más tolerante y con miras a un mejor futuro. Todas ellas son madres, tías, primas, abuelas o hermanas de personitas pequeñas que crecen con su influencia. No importa si son niños o niñas; lo que importa es que están observando y aprendiendo.

Enseñémonos a amar a una mujer que lee, que siente, que tiene pensamientos críticos, que escribe, ama y trabaja. Una de esas mujeres de las que decía Beaovouir no se sabe regresar…

Es indiscutible que en nuestras manos y en nuestra voluntad se encuentra la capacidad de crear el mundo que queremos y que hoy día vivimos en el mundo que antes se forjó.

Francisco Javier Garrido Ruíz