¡Comparte en tus redes!

Filosofía en nuestras vidas

"La multitud obedece más a la necesidad que a la razón, y a los castigos más que al honor."
Aristóteles.

Francisco Javier GarridoNo sé exactamente qué representa para cada persona, saber que estamos en el año 2018 del calendario Gregoriano. Puede ser solo un número o una continuidad sumatoria de años. Puede ser solo una marca en la pared o un verdadero registro posterior a los eventos del cristianismo.

A mi me gusta identificarlo como un triunfo de la constancia, en esta etapa de la sociedad occidental. Nos ayuda a creer y a sentirnos seguros; con estas bases es posible la construcción de mucho, muchísimo y aunque parezca a veces que ahora es más complejo que antes, puedo asegurarles que solo se trata de una cuestión de perspectivas y emotividades. Más allá de solo una frase motivacional, el mejor y único momento es el ahora.

Estamos en este lugar para algo más que nacer, consumir productos; trabajar, ganar dinero, criar hijos y morir.

Somos el glorioso resultado resultado de miles o millones de años, (dependiendo la idea teológica que los rija) de procesos y experiencias por las que se tuvo que cruzarse en el campo experimental de la existencia.

Pasamos de las necesidades de alimento a el arte culinario; De cubrirnos con cueros a las pasarelas de moda; de las pinturas rupestres al diseño holográfico del nacimiento y muerte de estrellas cien veces mayores que el sol.
Entonces, ¿porqué dudar de la ciencia y la tecnología? Que nos ofrecen respuestas sofisticadas, ¿porque este afán y búsqueda de entretenimiento cada vez más burdo y simple? En lugar de avanzar desde los puntos en los que otros seres en el pasado dejaron la batuta y nosotros continuar con la responsabilidad de mejores respuestas. Que nos ayudarán a poder darle un mayor sentido a nuestra existencia en este planeta y mejores formas de convivencia entre todos los habitantes.

Pareciera que es ahora el encuentro de lo humano vs la humanidad; cuando humanidad significa: talamontes, corrupción, hambruna, guerras, contaminación de mares, pobreza, sobrepoblación,etc, etc , etc. Por ello necesitamos fluir un poco mas a la razón, respetando la emotividad. Porque nosotros somos la verdad palpitante de la evolución y el creacionismo. Somos la respuesta oculta a tantas preguntas que parecen no tener fin; Aunque es sin duda algo lamentable notar que aún nos es difícil mantener en estado de consciencia esta verdad y comportarnos como tal entre la multitud. Aún permitimos las insanas influencias que buscan frenar el avance de la humanidad, buscando hacer de lo divino y milagroso que puede ser un ser, un resultado de esclavitud y consumo. Que solo brinda mayor poder a unos cuantos sobre los muchos.

La respuesta a tantos aspectos que logran incomodarnos en el mundo es la educación de los hombres y la educación abarca tanto, de tantas formas que caminemos por donde decidamos. El conocimiento tendrá siempre una manera especial de sorprendernos; Una obligación de transformarnos. Esa es la objetividad de la filosofía (amor por el conocimiento) y la importancia de la correcta aplicación daría como resultado; políticos que sepan y practiquen los ejemplos éticos y morales que dicta el sistema al que sirven, los servidores públicos servirán públicamente, no habrá doctores que descuiden su cuerpo y vivan obesidad, alumnos que no estudien, maestros que no enseñen, religiones que vendan dioses, entre otros millones de ejemplos que pueden salir a comentario.
La filosofía pone las bases para crear la transformación particular de las personas que son quienes formamos las sociedades y así estaríamos observando debates sobre la funcionalidad de la transformación de recursos naturales no renovables o la aplicación del uso doméstico de la energía nuclear de manera controlada.
Pero mientras estos ejercicios no se pongan en práctica en nosotros y los más cercanos, no esperemos que un acto milagroso ocurra y si, no trabajemos por un cambio particular los resultados en la materia que decidamos analizar. van a ser los mismos. Entonces; ¿cuanta validez tienen nuestras quejas contra un sistema que en buena parte es un resultado de nosotros mismos?

Empecemos a crear una pasión por la filosofía y pongamos en práctica los conocimientos para empezar a comportarnos como los seres del futuro que se soñaba en el pasado primitivo.

Francisco Javier Garrido

Francisco Javier Garrido Ruíz