¡Comparte en tus redes!

Amilcar_VALDES-400x268

Yo ni creía en la terapia

Cómo llegué a ser terapeuta

Algo que amo de la vida es la forma en la que da vueltas, originalmente estudié física y no creía en la terapia y de hecho, cuando mi hermano se cambió de carrera y comenzó a estudiar Psicología yo me indigné por que se iba a dedicar a robarle dinero a la gente.

Estudiando física caí en una depresión clínica, es decir llegué al punto de no salir de mi casa y como era un “científico” me vi en la necesidad de  ir  con un psiquiatra para  que me recetara  medicamentos, para que mi cerebro funcionara. A pesar de esto y afortunadamente por cuestiones  del destino, comencé a ira terapia antes y salí de la depresión sin medicamentos.

Para alguien que creía que la terapia solo servía para robar dinero y darte un estatus social esto fue bastante sorpréndete así  que comencé a estudiar para entender que era lo que me había sucedido. Desde  los 15 años me dedicaba a dar masajes,  así que decidí dedicarme a una área de la Psicología que se llama Psicocorporal,  esta rama consiste en ayudar al paciente a ver como sus  emociones se plasman  en el cuerpo y como liberarlas a través de posturas, toques suaves y de un diálogo, para así poder comunicarse con el cuerpo y la  mente.

Fue entonces y después de haber estudiado varios diplomados me di cuenta que no encontraba algunas respuestas y pude notar  algunos “huecos” que tiene la terapia  (Haber sido un “científico” que conoció primero la silla como paciente me ayudo con esto). Posteriormente  busque diferentes técnicas y me di cuenta que ninguna cubría los huecos que yo veía, así que me di la labor muy ambiciosa de crear un nueva terapia, misma que día con día sigo haciendo acompañado de mis socios y un gran equipo de colaboradores.

Originalmente la visión la comenzamos 5 soñadores y  hoy somos 3 que seguimos este sueño,  nuestros maestros y amigos decidieron crear sus propios sueños y seguir su camino tras habernos aportado muchísimas experiencias que nos ayudaron a ver distinto el mundo. Junto con su visión, la nuestra y todo lo que hemos aprendido creamos Evolución Terapéutica.

Evolución terapéutica es el lugar dónde buscamos que el verdadero tú se sienta como en casa; hemos aprendido que ponernos en el pedestal de dioses solo hace sentir a los pacientes lejos y enjuiciados, por lo que en lugar de eso, te mostramos como igual que tu somos imperfectos y dignos de ser amados, y te compartimos recursos para manejar las situaciones de la vida de manera distinta. Por ejemplo, es muy común que lleguen pacientes que no creen en terapia y cuando les pregunto por qué  y me cuentan su experiencia les doy toda la razón de no creer, ya que a veces encontrar un buen terapeuta  es igual que encontrar un médico, contador o abogado de cabecera cuando llegas al adecuado no lo cambias.

En Evolución Terapéutica te mostramos como usar a favor esas cosas que normalmente quieres quitarte; te enseñamos que tu miedo puede paralizarte o impulsarte cuidándote, tu tristeza puede tirarte en la cama o ayudarte a estar contigo y conocer tus cambios, también te enseñamos como usar esas cualidades para que nutran tu vida y te conectes con los demás.

¿Cuál es tu experiencia con la terapia? ¿Ya lograste encontrar a tu terapeuta de cabecera? Si no has acudido a terapia ¿Cuál es tu visión de la terapia? En este espacio todos los colaboradores de Evolución Terapéutica compartiremos recursos y  nuestra visión del mundo. Me gustaría que hicieras de éste tu espacio para compartirnos tus dudas y comentarios sobre lo que te gustaría que habláramos en él.

Bienvenido a Evolución Terapéutica donde el verdadero tú se siente como en casa.

Amilcar Valdes Farrugia