Flatulencias frente a tu pareja ¿bueno o malo?

¡Comparte en tus redes!

Eres recién casado(a), te vas a casar o llevas poco tiempo de vida conyugal. Te estas dando cuenta de que eres muy… ¿cómo decirlo? …Digamos que las flatulencias te acompañan en todo el día.

Te da pena aguantarte durante la noche. Lo peor es que entre más resistas hay mayores problemas, inventas una excusa para salir de la cama como “voy por un vaso de agua” y cuando te sientes seguro(a) y en soledad, lo dejas salir. ¡Qué alivio! Flatulencias frente a tu pareja ¿bueno o malo?

La vida matrimonial no debería ser tan tormentosa, al contrario, lo mejor es tener un ambiente de confianza y seguridad, pero también de respeto y cortesía. A continuación te damos algunas ideas para una sana convivencia con tu pareja, a pesar de los inconvenientes fisiológicos. Aconsejamos leer esta nota en compañía de tu ser amado.

Todos los seres humanos lo hacen

De acuerdo con el Instituto Nacional de Salud Digestiva y Diabetes de Estados Unidos, la mayoría de las personas producimos de 0,5 a 2 litros de gas al día, y lo expulsamos en forma de eructos o flatulencias una media de 14 veces al día. Por lo tanto, esto es algo que nos pasa a todos, tu pareja no es un robot anti aires. A hombres y mujeres nos pasa lo mismo.

De acuerdo con Muy Interesante, la mayor parte de este gas no tiene olor. El olor lo producen las bacterias del intestino delgado, que liberan compuestos gaseosos con sulfuro al descomponer los alimentos.

¿Qué hacer si se me chispa uno frente a mi pareja?

La escritora y especialista en temas familiares, Leah DeCesare, publicó un artículo en donde habla respecto al asunto. Lejos de pensar que es un asunto de "mata pasión", ella asegura que las flatulencias pueden determinar el reforzamiento de la confianza y la unión en la pareja.

El texto virtual publicado en Family Share, de nombre “¿Por qué usted debería hacer cosas incómodas frente a su marido?”, relata la primera vez que la autora expulsó un gas enfrente de su marido.

“Mi esposo recuerda el primer pedo que me eché frente a él. El hecho cambió nuestra relación para siempre. Él cuenta la historia con mucho entusiasmo y asegura que en ese momento supo que iba a estar casado conmigo por siempre”, escribe la autora, y agrega: “Tan pronto crucé esa línea íntima le permití a él echarse todos los pedos posibles frente a mí. Esto podría convertirse en una tortura en ocasiones, pero lo cierto es que me da la oportunidad de apreciar mi libertad dentro de la relación y me da licencia para ser yo misma hasta en los detalles más pequeños.”

Flatulencias

¿Huele a pan? ¡Ah caray!

Es común que en los votos matrimoniales se juren lealtad en las buenas y en las malas, los gases son una prueba de “estar bien en las malas”.

Los expertos aseguran que lo poco recomendable y nada saludable es aguantarse. Resistirse provoca estrés, irritabilidad, dolores abdominales y cólicos.

Debes de cuidarte

Cuidarse y ser cortés es importante para ti. Ya dijimos que es bueno llegar a un nivel de confianza plena, pero por otra parte está el asunto de cuidar tu cuerpo y evitar que los momentos de confianza sean tan excesivos. O sea, ni muy-muy ni tan-tan.

Después de las comidas se forman gases en nuestro tracto digestivo, producidos por dióxido de carbono e hidrógeno, como consecuencia del aire que tragamos al comer, por la presencia de enzimas y bacterias y los nutrientes de éstos. Es algo muy natural en nuestro organismo. De acuerdo con Natursan, hay algunas técnicas para aminorar los gases.

No hables en las comidas: Es normal tragar aire al comer, pero cuando hablas en las comidas tragas más aire, y es por ello que aparecen las flatulencias.

No comas muy a prisa: Al comer rápido no masticas bien los alimentos, eso hará que aparezcan gases, además comer velozmente hace que tragues más aire.

Procura relajarte: La ansiedad, el estrés y los nervios influyen en la formación de flatulencias, sobre todo cuando comes bajo tensión nerviosa.

Intolerancia a la lactosa: si eres intolerante, cuídate y evita alimentos lácteos o sus derivados, busca algunas alternativas.

Atiéndete: Algunos ejemplos son el colon irritable, enfermedad de Crohn, diverticulitis, problemas del páncreas o problemas con la flora intestinal. Lo mejor es que vayas al médico y comiences a tratar tu enfermedad, no sólo para evitar las flatulencias, sino para procurar tu bienestar en general. Cuídate.