Formas en que una adolescente con anorexia engaña a sus padres

¡Comparte en tus redes!

Ya te hemos hablado de la importancia que tiene la apariencia para los adolescentes, y de cómo puede volverse el detonante para desarrollar trastornos alimenticios, como la anorexia nerviosa y la bulimia.

Desde luego que hay señales que te pueden alertar de que tu hija está lidiando con uno de estos padecimientos; sin embargo, la mayoría de las chicas tratan de ocultarlo. Comúnmente recurren a mentiras típicas, como: “no tengo hambre” o “comí algo hace rato”; sin embargo, existen blogs y portales en internet en los que dan tips más elaborados para engañar a los padres y evitar que se den cuenta de que tienen anorexia nerviosa.

Para ayudarte a que no caigas en engaños y puedas ayudar a tu hija a tiempo, aquí te dejamos algunas de estas mentiras y tretas:

  • A la hora de la comida, tu hija dirá que no tiene hambre porque ya comió en la escuela o con una amiga. Cuando salga con sus amistades usará el mismo pretexto, sólo que argumentará que comió en casa.
  • Los dolores de cabeza y malestares estomacales son el pretexto favorito para no comer.
  • Si no le queda otro remedio que compartir la mesa con la familia, tu hija masticará la comida y la irá guardando en una servilleta. Una mentira más elaborada requiere de un vaso oscuro sin líquido. Simulando que toma agua, tu hija escupirá en el vaso los alimentos masticados.
  • Llegada la hora de la comida, tu hija puede decir que tiene mucha tarea, por lo que va a comer en su cuarto. En cuanto se descuiden tirará los alimentos al escusado.
  • Si tu hija debe desayunar o comer sola, ensuciará los platos y los pondrá en el fregadero para disimular. De esta manera creerás que sí comió.
  • Una señal típica de que tu hija tiene anorexia es que al comer corta los alimentos en pequeños trozos; sin embargo, no los comerá. Únicamente los moverá de un lado a otro en el plato mientras platica. La mayoría de las personas se quedará con la idea de que sí está comiendo.
  • Si tu hija suele comer con amigos u otros familiares, podría argumentar que es alérgica a determinados alimentos.
  • Si tu hija toma laxantes o pastillas para inhibir el apetito las cambiará de envase para que no sospeches. Los frascos de vitaminas y pastillas de menta son los más usados.
  • Para evitar comer lo mismo que los demás, o simplemente no probar bocado, tu hija puede argumentar que ha decidido volverse vegana.
  • Salir temprano de casa es el pretexto perfecto para no desayunar. Si tu hija asegura que comerá algo después, lo más seguro es que no lo haga.

Lo más importante es que te mantengas atenta a cualquier cambio en el comportamiento de tu hija.

Anorexia: Experta nos dice cómo evitarla en tus hijos, en este link.

¡Cuidado padres! Ya hay casos de niñas de 12 años con anorexia, en este enlace.

Ana y Mía, las "amigas" virtuales que ponen en riesgo a tu hija, aquí.