¡Comparte en tus redes!

Gracias a Santa, viajamos al pasado

Santa_ClausEstá bien. Estamos fuera de temporada. Aún faltan seis meses para que Santa Claus visite a los niños de todo el mundo, pero en verdad queremos compartir esta historia contigo.

¿Recuerdas que le pediste a Santa cuando aún eras pequeña? Tal vez fue una muñeca, un juego de mesa o algún otro juguete de moda. Estarás de acuerdo con que los niños de ahora no desean las mismas cosas que los de hace 20 o 25 años, ¿te imaginas cómo sería la carta de alguien que vivió hace 90 años? ¡Hoy podemos saberlo!

Recientemente un grupo de constructores encontró la carta que un niño escribió hace 91 años al Padre Navidad (Father Christmas), pidiéndole…PAÑUELOS.

La nota fue encontrada entre los restos de una chimenea que acababan de derrumbar dentro de una propiedad en East Sussex, Inglaterra.

Lo más sorprendente es que la carta, con fecha de 1925, se encontraba en perfecto estado. Aunque el papel tenía algunas manchas cafés, el texto era completamente legible. Aquí te presentamos la versión traducida:

“Papi Navidad, ¿podrías traerme estas cosas? Un fuerte, un caño, una caja de soldados, un chocolate, un bote, un libro y pañuelos. Sinceramente: E. Short”.

Emily Nash, dueña de la propiedad en la que se encontró la carta dirigida a Santa Claus, aseguró a los medios de comunicación locales que ignora quién pudo haber escrito la nota.

“Compré la casa y le pedí a los trabajadores que removieran la chimenea. Ellos encontraron un pequeño sobre con una carta de 1925 para el Padre de la Navidad. Es sorprendente que haya estado en la chimenea por tanto tiempo y no sufriera algún daño o la quitaran”, dijo

De hecho, la casa fue construida a principios del siglo XX, por lo que quien quiera que escribiera la carta debió de ser una de las primeras personas que la habitaron.

“Realmente es interesante pensar en quién ha vivido en esta casa en todos estos años”, apuntó Emily.

La curiosidad de esta mujer la llevó a revisar los censos para averiguar quién vivió en esa casa en 1925, pero no tuvo suerte.

Aunque el misterio no se resuelva jamás, con esta carta a Santa Claus pudimos viajar al pasado y conocer el lado más inocente de quienes vivieron a principios del siglo XX. ¿Cuándo fue la última vez que deseaste cosas tan sencillas como un chocolate o un pañuelo?