¡Comparte en tus redes!

¿Gripa otra vez? Puede deberse al aire acondicionado

aire_acondicionadoAunque pudiera creerse que las infecciones en vías respiratorias son más comunes en temporada invernal, durante el verano son más recurrentes. ¿Por qué? El aire acondicionado.

Seguramente no lo sabes, pero estos dispositivos no sólo enfrían el aire, sino que le quitan la humedad, favoreciendo la acumulación de polvo. ¿El resultado? Infecciones e inflamación de vías respiratorias. Por eso es que en esta temporada es tan común que las personas tengan sinusitis, laringitis, faringitis y hasta ataques de asma.

Te explicamos: las mucosas de la nariz son las encargadas de calentar y purificar el aire que llega a los pulmones; sin embargo, estos sistemas de refrigeración bajan tanto la temperatura, que es imposible que las mucosas cumplan con misión y terminas respirando por la boca.

¿El resultado? El aire frío y contaminado llega directo a tu garganta, bronquios y pulmones causando todo tipo de enfermedades crónicas.

Lo peor es que si no se le da el mantenimiento adecuado, el filtro del aire acondicionado puede volverse un caldo de cultivo para cualquier tipo de bacterias y microorganismos causantes de un sinfín de enfermedades y reacciones alérgicas.

Sabemos que es imposible que controles el uso de aire acondicionado en lugares públicos, pero debes asegurarte que en casa y la oficina:

  • La temperatura siempre esté entre los 24 y 27 grados Centígrados.
  • Mantén la humedad del ambiente, usando la función de ventilación.
  • Mantén los filtros limpios
  • Evita los cambios bruscos y frecuentes de temperatura para permitir que el organismo se adapte gradualmente.

Evita estar expuesta directamente al aire frío, pues tu piel y músculos no son capaces de adaptarse a los cambios bruscos de temperatura, por lo que puedes sufrir hasta una contractura.

Además, es importante que te mantengas bien hidratada y que, ante cualquier molestia, acudas al médico. Jamás te automediques, pues podrías complicar tu enfermedad.