¡Comparte en tus redes!

Irene Torices

¿Hacer el amor con otro o hacer el amor con marihuana?

 

La discusión en relación a la marihuana, ha acaparado la atención de los medios, el gobierno y las familias, me gustaría abordar el tema de la sexualidad en relación al uso de esta droga, aportando al final en relación a su uso con fines “lúdicos” o “recreativos” desde el estudio del tiempo libre.

La marihuana es una sustancia derivada de la planta cannabis sativa, los nombres populares con que se conoce a esta droga son: pasto, yerba, mota, toque, sin semilla, Acapulco Golden entre otros.

Efectos a corto plazo:

  • Sensación de relajación y tranquilidad: Puede causar dificultades para la excitación sexual y para alcanzar el orgasmo.
  • Sensación de mayor libertad y confianza: Puede causar que te involucres en prácticas sexuales de riesgo, porque “no importa con quien, no pasa nada.”
  • Aumento del apetito: No solo por los alimentos, puede también incrementarse la necesidad de actividad sexual.
  • Alteración de la percepción de los colores, sonidos, del tiempo y el espacio: La relación sexual puede percibirse ilusoriamente placentera, no se disfruta a la persona con la que estas o la actividad sexual en sí misma.
  • Menor coordinación motora: Puede dificultar colocarte en ciertas posiciones, los movimientos rítmicos para la penetración, pérdida del equilibrio y caídas.
  • Alteraciones en la memoria reciente: Te acostaste pero ¿con quién?.
  • Disminución de la habilidad para realizar tareas que implican coordinación y concentración: Ocasiona dificultades para sacar el condón de su empaque, colocarlo y retirarlo correctamente, entre otras.
  • Aumento de la frecuencia cardiaca (FC): Durante la actividad sexual la FC de incrementa hasta 180 latidos por minuto desde la meseta hasta el orgasmo, súmale el incremento por la mariguana ¡riesgo de infarto cardiaco o cerebral!
  • Resequedad de la mucosa de la boca con ulceraciones: Si tienes sexo oral sin condón tienes mayor riesgo de adquirir una infección de transmisión sexual.
  • Escuchas voces y se ves personas y cosas que no existen, sientes que te vigilan o te persiguen: Puede ocasionar situaciones violentas que llegan a poner en riesgo tu integridad física y hasta tu vida.
  • Retardo en el tiempo de reacción: Si lo anterior sucede, aquello de aléjate lo más pronto posible es una Misión Imposible
  • Dificultad para evaluar situaciones y tomar decisiones: Olvídate de negociar el uso del condón o cualquier otro método, tu cerebro no dará para eso.

Efectos a largo plazo:

  • Enfermedades respiratorias y pulmonares: Las cuales afectan la sexualidad.
  • Disminución de los niveles de testosterona y del número de espermatozoides: Menor deseo sexual y menos posibilidades de ejercer la paternidad
  • Aumento de los niveles de testosterona en las mujeres y mayor riesgo de esterilidad: Además de que te saldrá vello en donde menos lo esperas tus posibilidades de ser madre disminuirán significativamente.
  • Disminución del placer sexual: Aunque tengas físicamente una respuesta sexual completa, tu percepción de esta experiencia satisfactoria será menor.
  • Dependencia psicológica: No harás otra cosa que pensar cómo conseguir la droga, el disfrute de tu sexualidad pasa a segundo plano.
  • Psicosis paranoide: Sensación constante de persecución, temor a las personas, a salir de casa, ¡a la actividad sexual!
  • Falta de deseo para realizar cualquier actividad: Esto incluye la actividad sexual por supuesto.

Los efectos del consumo de marihuana durante el embarazo pueden dar como resultado bebés de menor talla y peso, ocasionando además dificultades para el aprendizaje y deficiencia intelectual en la infancia.

No quiero perder la oportunidad de aclarar algunos conceptos que cite al inicio:

La recreación, es un estado de bienestar y satisfacción, relacionado con el descanso y el desarrollo personal a través de la diversión, la libertad, y el placer.

La conducta lúdica, no es una actividad realizada solo por el placer que proporciona, junto a este aspecto subjetivo hay otro objetivo fundamentalmente humano; tenemos conductas lúdicas como parte de una actividad re-creadora.

En todo caso, el uso de la marihuana debería considerarse como una actividad ociosa (relacionada con la holganza o el daño), en la que la suma de diversión + descanso causa perjuicio a quien la práctica o a otras personas.

Ojalá que en la discusión sobre la legalización o no de la marihuana incluyan a profesionales del Tiempo Libre y de la sexología aunque dirían por ahí “esa es otra historia”.

 

Irene Torices Rodarte
[email protected]

Irene Torices Rodarte