¡Comparte en tus redes!

¿Qué hago para que mi niño de tres años deje el biberón?

Tener el biberón continuamente en la boca puede deformar el paladar y dificultar el habla, otro problema que puede tener tu hijo es la caries, pues el azúcar de algunos jugos se queda en el biberón.

Muchos pequeños se acostumbran al biberón y pareciera que él y la mamila son inseparables, si ya tiene suficiente edad debes hacer algo al respecto. Es difícil hablar con la mamila en la boca, así que también se afecta el desarrollo del habla, frenarse o ir más lento de lo habitual. Aquí algunas ideas que pueden ayudarte.

1.- No le des el biberón cuando llora. Muchos padres tienen la mala costumbre de ofrecer el biberón cuando el pequeño está llorando. Hay muchos niños que beben bien del vaso, pero lloran porque extrañan su mamila. Los médicos aconsejan que el niño deje de beber del biberón a los 12 o 13 meses de edad. Duérmelos con un baño caliente, con música relajante o una historia.

2.- No los duermas con el biberón. Dormirlos con un biberón provoca riesgos de caries. Además se pueden despertar en la noche con la idea de que tienen su mamila o más adelante les costará trabajo dormir sin su bebida.

3.- Pon agua. Los niños que siguen con la mamila después de los 13 meses de edad pueden padecer deficiencias en su alimentación, los niños que nunca la sueltan ingieren más cantidad de leche de la que necesitan, por lo tanto ya no tienen hambre a la hora de comer alimentos sólidos, y eso provoca una nutrición inadecuada. Pon leche y jugos en una taza y agua en el biberón.

4.- Beber en vaso por etapas. Al principio le costará trabajo a tu pequeño beber de un vaso, peor es común que a los dos años domine este aprendizaje. No te desesperes, comienza con darle un vaso con boquilla, después usa un vaso con asas y más tarde en un vaso normal. No le niegues la mamila al principio, pero ve explicándole que ya es lo bastante mayorcito como para aprender a beber como los demás adultos.

5.- Empieza temprano. Si quieres que la despedida del biberón no sea tan dolorosa comienza desde temprano, dale vasitos desde los siete meses y combínalos con los biberones. Quizá sólo jugueteen, pero será un gran logro. Al medio día cambia el biberón por una taza de agua.

6.- Juega. Puedes jugar con tus pequeños al té y darle una taza para que se divierta, realiza este juego antes de comer

7.- El hermanito mayor. Si tu pequeño tiene un hermanito mayor compra dos tazas de colores para cada uno, el menor siempre intenta imitar todo, así que cuando vea a su hermano beber de la taza intentará imitarlo, ¡es una buena idea!

Seguramente al aprender tu pequeño se manchará la ropa, ponle un babero o ropita vieja en el proceso de aprendizaje.

La razón por la cual un bebé no debería usar pañal, aquí.

De qué debe alimentarse un recién nacido, aquí.

El método infalible para que tu bebé deje de llorar, aquí.