Hamburguesas Macrobióticas

¡Comparte en tus redes!

¿Has oído hablar de la cocina Macrobiótica? Es una cocina que procura armonizar con el cuerpo y se basa en el principio del Ying y el Yang. Se trata de una dieta proveniente de Japón que enseña que el hombre debe responsabilizarse por su vida y por su salud y para lograrlo necesita una alimentación balanceada.

La cocina macrobiótica no exige ni prohíbe practicar cierta religión, pero resalta que la alimentación determina la salud, el origen de las enfermedades está en la relación que uno tiene con su flora intestinal o con la irrigación de sangre que no es de buena calidad.

Los practicantes de esta cocina pretenden lograr un equilibrio físico y emocional programando una dieta que divide los alimentos en alimentos ying y alimentos yang.

¿Cómo se prepara una hamburguesa macrobiótica?

Esta es la receta para preparar el contenido de la hamburguesa, el cual sería el sustituto de la carne, esta opción te permite disfrutar de una deliciosa hamburguesa a la vez que cuidas tu cuerpo. Si tienes amigos vegetarianos aprovecha la oportunidad para invitarlos a comer.

Ingredientes

  • 1 taza de arroz
  • ½ cebolla finamente picada
  • 1 cucharada de perejil picado
  • 50 gramos de queso panela rallado
  • 200 gramos de avena
  • 3 cucharas de salado
  • Sal de grano (molida) al gusto
  • Aceite para freir (el necesario)

Procedimiento

Deja remojar el arroz durante una noche. Después cuece el arroz con sal, cuando esté frío mézclalo con los demás ingredientes, forma las hamburguesas y fríelas. Una vez freídas puedes bañarlas en salsa de aguacate.

Para la salsa de aguacate necesitas un aguacate, un manojo pequeño de cilantro desinfectado, el jugo de un limón, un chile serrano y cebollitas cambray al gusto. Todo esto mezclado.

Ahora sólo tienes que poner la torta en unos bollos (pan para hamburguesa) y agregar los ingredientes que más sean de tu agrado, como jitomate en rebanadas, aguacate, lechuga, queso amarillo, rodajas de cebolla, salsa cátsup, mostaza, mayonesa, etc. ¡Buen provecho!