¡Comparte en tus redes!

¿Has oído hablar del priapismo?

priapismoApostaríamos lo que sea a que no, que jamás habías escuchado esa palabra. Probablemente, creas que, por estar en la sección de pareja, esta nota hará referencia a algún tipo de orientación sexual o fetiche, pero estás equivocada.

El priapismo es un padecimiento en el que el individuo sufre de erecciones continuas y dolorosas, pero sin que haya excitación sexual.

Específicamente, podríamos decir que quienes tienen esta enfermedad notan frecuentemente que su pene está firme, pero el glande blando, por lo que la erección sólo se presenta en los cuerpos cavernosos no en el esponjoso donde se aloja la uretra.

Vale la pena aclarar que existen dos tipos de priapismo:

  • Arterial o de alto flujo. Se presenta por un aumento en el flujo sanguíneo de las arterias presentes en los cuerpos cavernosos. Por lo general, este tipo de priapismo se presenta después de haber sufrido un golpe.
  • Venoso o de bajo flujo. Hay menor irrigación sanguínea a los cuerpos cavernosos, debido a alguna enfermedad hematológica, como la anemia.

Contrario a lo que pudieras creer, las erecciones continuas no implican una más activa y mejor vida sexual, por el contrario, se experimenta un intenso dolor, ya que el pene se mantiene firme por varias horas, antes de volver a su estado natural.

Para colmo, aunque el caballero con priapismo tenga orgasmos, la erección  no desaparece, y mucho menos el dolor, por lo que es necesario acudir con un urólogo para que le dé el tratamiento adecuado.

De no hacerlo, y si la erección dura más de cuatro horas, existe el riesgo de que los tejidos del pene se dañen y se produzca disfunción eréctil.

Debes saber que se desconoce qué causa el priapismo, sin embargo, se ha detectado una mayor incidencia en personas que consumen fármacos estimulantes, como los antidepresivos.

Además, ser mujer no te hace inmune a esta enfermedad, pues se han detectado casos de erecciones doloras y continuas del clítoris. Este padecimiento se conoce como clitorismo y el ginecólogo debe ser el médico a cargo del tratamiento.

En caso de presentar erección prolongada y dolorosa, es importante acudir al médico para evitar que la condición se complique.