¡Comparte en tus redes!

#HazloTúMismo Fabrícale un rascador a tu gato

rascador_unas_gatoSi ya estas cansada de que tu gato se afile las uñas en tus muebles y de plano no tienes dinero para comprarle un buen rascador, no te preocupes, puedes fabricarle uno utilizando materiales que seguramente tienes en casa.

Recuerda que afilarse las uñas es un acto instintivo y necesario para los gatos, pues les permite mantenerlas limpias y en buen estado. El problema es que no les importa dónde lo hagan, así que si no quieres que tu felino arruine tu sillón favorito más vale que pongas manos a la obra.

Para hacer el rascador necesitarás:

  • 1 tabla o cilindro de aproximadamente 70 centímetros de altura (si no lo consigues, puedes pegar dos piezas para que tengan la altura necesaria). Toma en cuenta que la madera debe tener cuando menos el mismo tamaño de tu gato, de otra manera le resultará imposible usarlo.
  • 2 láminas de madera de 45x30 centímetros
  • Retazos de alfombra barata
  • Tornillos
  • Pegamento

Procedimiento

  1. Cubre toda la tabla o cilindro con el mecate. Asegúrate de que no queden espacios entre una vuelta y otra de la cuerda.
  2. Para que ésta no se mueva, te sugerimos que apliques una capa de pegamento a la tabla antes de colocar el mecate. Deja que seque.
  3. Si lo deseas puedes fijar cada extremo de la cuerda con un clavo, pero debes asegurarte que no quede ninguna parte levantada, pues tu felino podría lastimarse.
  4. Para hacer la base del rascador, deberás pegar una lámina de madera sobre otra y luego fijarlas con tornillos. Esto hará que sea una base pesada y no se caerá fácilmente.
  5. Cubre la base con alfombra barata o incluso con el mismo mecate.
  6. Coloca el poste en el centro de la base. Fija el poste a la base con tornillos.
  7. Si lo deseas, puedes agregar algún juguete o algún artículo que cuelgue de la parte superior del poste.

Coloca el rascador cerca de la cama de tu gato. No esperes que lo use de inmediato o que de un momento a otro se olvide de afilar sus uñas en la pata del sillón. Lo más seguro es que tengas que enseñarle dónde sí y dónde no rascar.

 

¿Sabes cómo y con qué frecuencia debes cortarle las uñas a tu gato? Aquí te decimos.