¡Comparte en tus redes!

#HazloTúMismo y deja tu sartén como nueva

sartenEn tu cocina puede faltar todo, menos una sartén. En ella puedes preparar desde las recetas más sencillas, hasta los platillos más sofisticados que puedas imaginar. Pero, así como son útiles, también pueden ser imposibles de limpiar.

Basta un poco de queso, huevo o alguna carne pegada para que tu sartén favorita quede arruinada para siempre. Si la tallas, puede desprender el teflón, arruinar la cerámica, o cualquier otro material con el que esté hecha. ¿Qué hacer entonces, tirarla? ¡No!

Esta semana, en #HazloTúMismo te diremos cómo despegar los restos de comida de tus sartenes. Verás que quedan como nuevas en pocos minutos.

Para este sencillo truco de limpieza necesitas:

  • 1 papa
  • Sal gruesa
  • Unas gotas de aceite

Procedimiento

  1. Esparce un puñado de sal gruesa en la sartén. Procura que toda la superficie quede cubierta.
  2. Corta la papa por la mitad y friega con una de ellas la sartén. Asegúrate de hacerlo sobre la sal y siempre en círculos.
  3. Enjuaga la sartén para eliminar toda la sal. Verás que todos los restos de comida han desaparecido.
  4. Seca la sartén y cúbrela con una fina de capa de aceite para que quede protegida para su próximo uso.

¿Papa?

Seguramente te estarás preguntando cómo es que la papa logró remover los restos de comida. La respuesta es muy sencilla. La humedad de este tubérculo crudo reacciona con la sal y genera un potente exfoliante capaz de despegar la grasa del metal.

De hecho, la papa es tan útil en las labores de limpieza que puede ayudarte a quitar las manchas de óxido. Lo único que tienes que hacer es sustituir la sal con bicarbonato de sodio y aplicar el mismo truco.

Eso sí, recuerda que no es conveniente cocinar en sartenes u ollas que han estado oxidadas, pues las sustancias que desprenden al entrar en contacto con el fuego pueden representar un riesgo para la salud.

Comparte este truco con tus amigos y familiares.