¡Comparte en tus redes!

Se estima que 20% de la población tiene una hernia hiatal.

¿Hernia hiatal? ¿Qué es eso?

Estamos tan acostumbrados a que, a la menor molestia estomacal, nos tomamos un antiácido o un omeprazol, que jamás se nos ocurre suponer que se trata de algo más grave que una simple indigestión.

Si constantemente sufres de acidez y reflujo estomacal, no estaría de más que fueras al gastroenterólogo, pues podrías tener una hernia hiatal. ¿Has oído hablar de ella? Es más común de lo que crees.

La hernia hiatal (o del hiato) es una afección en la cual una porción del estómago sube  se extiende a través de una abertura en el diafragma (músculo que separa el tórax del abdomen), lo cual suele causar dolor.

Aunque no se sabe a ciencia cierta cuáles son las causas de este padecimiento, se ha podido detectar una predisposición genética y que se presenta con mayor frecuencia en personas mayores de 50 años, con tos crónica, estreñimiento y/u obesidad.

Entre los principales síntomas de una hernia hiatal destacan:

  • Dolor torácico
  • Acidez gástrica (que empeora al agacharse o acostarse)
  • Dificultad para deglutir

 

Se estima que 20% de la población tiene una hernia hiatal.

Se estima que 20% de la población tiene una hernia hiatal.

 

La mala noticia es que para solucionar el problema, es necesario someterse a una operación para que reparen la hernia. Entre tanto, puedes tomar medicamentos para controlar la acidez del estómago y fortalecer los músculos de la parte inferior del esófago, pero sin cirugía el dolor y molestias serán constantes.

Eso sí, puedes adoptar algunas medidas para reducir los síntomas:

  • No comas mucho y procura que sean alimentos ligeros.
  • No te agaches, ni acuestes después de haber comido.
  • Baja de peso.
  • No fumes.
  • Al dormir, procura que tu cabeza quede de 10 a 15 centímetros por encima del resto de tu cuerpo. Esto evitará que sufras reflujo.

No queremos asustarte, pero si no recibes el tratamiento adecuado, tu condición puede complicarse y sufrirías:

  • Aspiración pulmonar
  • Sangrado lento
  • Anemia
  • Estrangulación (obstrucción) de la hernia

Lo más importaste es que evites automedicarte y no postergas más la ida al médico.

 

¿Sabes por qué no debes abusar del omeprazol? Aquí te decimos.

Checa aquí todo lo que debes saber del reflujo.