¡Comparte en tus redes!

¿Tu hijo es agresivo? Podría tener problemas en la escuela

agresivo¡Está poseído! Es eso o se volvió loco, simplemente no entiendes por qué tu hijo, ese pequeñito tan encantador, se ha vuelto tan agresivo. En las últimas semanas, lo has visto pasar de un tierno niño, a un chiquillo incapaz de estar quieto, que hace berrinches por todo y que suelta golpes y manotazos a la menor provocación.

La adolescencia definitivamente no es, pues tu hijo apenas tiene 7 años, así que vale la pena analizar las otras opciones. Desde luego, puede tratarse de un problema de comportamiento asociado a un trastorno psicológico, o bien de condición física que esté afectando sus funciones cerebrales; sin embargo, existe la posibilidad de que se deba a que sufre algún tipo de violencia en la escuela.

Desde luego, te resulta imposible aceptar que tu hijo sea víctima de bullying; sin embargo, este problema sigue creciendo en nuestro país. Según datos de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos, en México, 8 millones 781 mil 875 alumnos de educación básica son víctimas de acoso escolar.

Tomando en cuenta que el bullying se presenta tan en escuelas públicas como privadas, es muy probable que éste sea el causante del comportamiento agresivo de tu hijo.

La peor parte es que, su miedo a recibir represalias le impedirá contarte lo que de verdad le está ocurriendo, porque deberás fiarte de tus instintos y vigilar atentamente su comportamiento. Algunas de las señales a las que debes prestar atención son:

  • Tiene dolores de estómago y/o cabeza de forma recurrente y sin causa médica aparente.
  • Baja su rendimiento escolar.
  • No quiere ir a las excursiones y eventos escolares.
  • No socializa con otros niños.
  • Pierde sus útiles, juguetes u objetos personales. En el mejor de los casos llega con ellos rotos.
  • Se resiste a ir a la escuela.
  • Al término de un puente o un periodo vacacional se muestra aterrado por tener que volver a la escuela.
  • Está irritable, violento y hace berrinches por todo.
  • Se vuelve retraído
  • Se niega a hablar de cómo estuvo su día en la escuela
  • Aparece con golpes o heridas dado explicaciones vagas sobre lo que le pasó.

Aunque no dudamos que nadie en este mundo conoce a tu hijo mejor que tú, es importante que hables con su maestra y le comentes cuáles son tus sospechas. Seguramente, ella también habrá notado algún cambio en el pequeño y puede vigilarlo durante el horario de clases para ver cómo se relaciona con sus compañeros y si es que se aísla durante el recreo.

 

¿Has considerado la posibilidad de que tu hijo sea un bully? Descubre aquí las señales.

Blinda a tu hijo contra al bullying. Aquí te decimos cómo.