7 hábitos para hacer feliz a tu hijo

¡Comparte en tus redes!

"Quiero que mi hijo sea feliz", cuantos no hemos dicho eso, a cada segundo nos lo repetimos, queremos que sean personas completamente felices, que no sufran, que la mayoría del tiempo se dibuje una sonrisa en su rostro. Para que un niño se convierta en una personita feliz es necesario tener autoridad sobre ellos y no dejarlos hacer lo que quieran, parece contradictorio, pero lo cierto es que la autoridad de los padres actúa como factor de seguridad, sin el, el niño estaría a merced de sus impulsos y eso lo dejaría inseguro y angustiado.

Tú como papá o mamá pones límites a tus hijos y esos límites lo humanizan, lo convertirán en una persona social, pues tu autoridad viene de la mano con la responsabilidad que tu niño o niña debe tomar. Los pequeños son así apoyados por los padres para alcanzar sus metas. Pero, ¿cómo hacer que tu hijo sea muy feliz?, te damos los 7 hábitos que te pueden ayudar como papá para aportar a la felicidad de tu hijo.

SABIDURÍA QUE AYUDA: Edward Hallowell, psiquiatra y autor de The Childhood Roots of Adult Happiness (Las Raíces Infantiles de la Felicidad Adulta), asegura que los niños mimados son más propensos a ser adolescentes aburridos, cínicos e infelices. 

1.- Sé un papá o una mamá presente. De acuerdo con AmigasP, los hijos no recordarán viajes a Disneylandia o regalos costosos. Un grupo de docentes realizó una investigación preguntando a sus alumnos jóvenes sobre los momentos más felices de su infancia a lado de sus padres. Ninguno hizo referencia a viajes o regalos costosos. Todos mencionaban cosas cotidianas, como pasar tiempo juntos con sus padres, por ejemplo, un atleta recordó con agrado las dos horas que pasaba su madre bajo el sol mientras él entrenaba.

2.- Aprende a leer las emociones de tus hijos. Los niños felices ríen, juegan, exhiben curiosidad, muestran interés en otros niños y no necesitan estimulación constante. Los pequeños tristes se muestran retraídos, callados, no comen mucho, no se involucran fácilmente con otros niños, no juegan, no hacen preguntas y hablan poco. Sin embargo no hay que confundirnos, puede ser que un niño simplemente sea tímido, y eso no quiere decir que viva en medio de la desdicha, sin embargo deberás prestar más atención a las señales de tus hijos.

3.- Juega con tus niños. Lo que hace más feliz a tu hijo es que te diviertas con él, si tu te la pasas de maravilla a su lado ellos estarán divirtiéndose también. Disfruta pasar momentos agradables con tus hijos. Pero que sea en serio, ¡no finjas!

4.- Ayúdalos a aprender y a superarse. Aprender una habilidad hace muy felices a tus hijos. Es muy importante que los apoyes a perfeccionar sus talentos. Por ejemplo, practicar un deporte los ayuda a aprender de sus errores, a practicar, a ser más perseverantes, además aprenden disciplina y a trabajar para alcanzar el éxito. Limar sus talentos es un factor importante para su felicidad adulta.

5.- Hábitos saludables. Tus hijos serán personas felices si tienen y practican hábitos saludables: Evita la televisión, celulares o videojuegos antes de que se vayan a dormir; que duerman las horas suficientes; que se cepillen los dientes antes del descanso y después de cada comida; Permite que jueguen y hagan ejercicio; que sepan lavarse las manos después de ir al baño y antes de comer; etc.

6.- Permite que arreglen sus problemas. La psicóloga Carrie Masia-Warner asegura que es mejor permitir que los niños solucionen sus problemas. La mayoría de los padres cometen el error de tratar de solucionarle todo a sus hijos. Carrie dice: “Los niños necesitan aprender a tolerar algo de angustia, algo de desdicha. Deja que luchen, que resuelvan las cosas por sí mismos, porque eso les permite aprender a enfrentarse a los problemas”. De la misma manera, debes permitirle a tu niño tener momentos de tristeza, pues necesita saber que es normal sentirse desdichados de vez en cuando.

7.- Enséñale a ser generoso. Algo que nos hace muy felices es hacer cosas buenas por los demás, así que puedes ir enseñándole a tus hijos a ayudar a otros. Los expertos aseguran que las personas que piensan en los demás sufren menos depresión.

No olvides que tus hijos imitan lo que haces, de acuerdo con Baby Center, necesitas ser un padre optimista y sincero con tus emociones. Pues ellos aprenderán mucho de ti y de tu estado de ánimo. Si decides ser feliz ellos se contagiarán y serán felices.