¡Comparte en tus redes!

Hipersexualidad o la erotización de la infancia

Pareciera que ha pasado una eternidad desde que las niñas eran tratadas como tal. Los tiempos en los que su inocencia no se veía comprometida por su vestimenta y juegos no sólo se antojan lejanos, sino inexistentes.

Hoy en día, las tendencias de la moda determinan el estilo de la ropa infantil, mientras que los juguetes y programas de televisión establecen patrones de conducta poco adecuados para su edad.

Cada día es más común ver por las calles a niñas usando minifaldas y tops que presumen con un caminar cadencioso. El conjunto de mini adulto lo complementan con una bolsa de mano, las uñas perfectamente pintadas y un glamoroso brillo labial.

hipersexualidad

Aunque los padres están conformes con los nuevos códigos de vestimenta “infantil”, detrás de ellos hay una sexualización precoz del comportamiento de sus hijas.

Esta tendencia, a la que los especialistas han denominado “hipersexualidad” se alimenta de varias fuentes, como la publicidad, la moda, los juguetes, los programas de televisión y los contenidos de internet.

De acuerdo con un informe elaborado por el Ministerio de Educación del gobierno británico en 2010, la hipersexualidad ocasiona que las niñas adopten roles y comportamientos estereotipados en los que se ve a la mujer como un objeto sexual.

Esta tendencia a no sólo confunde el despertar sexual de los niños y su necesidad de identificación de género, sino que las niñas tienden a desarrollar la idea errónea de que sólo las quieren por el hecho de que “se arreglan para verse bonitas”.

Por si fuera poco, esta erotización de la infancia ocasiona que trastornos alimenticios, como la bulimia y la anorexia, se presenten cada vez en edades más tempranas.

Recuerda que eres responsable del bienestar de tus hijas, así que debes estar al pendiente de que tengan un desarrollo adecuado. Aquí encontrarás algunos consejos para ello:

 

  1. Cuida su arreglo personal. Aunque la ropa que venden actualmente te parezca increíble, no olvides que se trata de una niña y debe vestirse como tal. Los conjuntos que la hacen ver como una mini mujer están completamente descartados.
  2. Vigila los programas que ven. Para garantizar que tu hija no desarrolle ideas erróneas sobre el papel de la mujer en la sociedad debes estar al tanto de los contenidos de los programas de televisión que ve. Si alguno de ellos te parece inadecuado no permitas que lo vea. ¡No importa cuánto suplique para que cedas!
  3. Ojo con los juegos. Al igual que el juego de vestirse como mamá, las muñecas forman parte del proceso de identificación de género de las niñas, pero debes cuidar que éstas no representen estereotipos femeninos.
  4. ¿Y la publicidad? Aunque no puedes controlar la forma de hacer publicidad sí puedes vigilar las cosas que ve.

 

Fuente: El Espectador, Infobae, Los Andes, Niños de ahora