¡Comparte en tus redes!

Historia del Rosario

 

Muchas son las tradiciones que se mezclan en la historia del rosario, su origen se remonta a el siglo IX, cuando por el deseo de honrar a la Virgen María en Oriente, el rosario se da a conocer en occidente. Su rezo consta de la repetición de alabanzas que se leen en el Evangelio de Lucas hasta constituir el Avemaría, que es una oración católica dedicada a la Virgen, considerada la principal plegaria en el Ángelus y el Rosario, conformada por oraciones, himnos y cantos pertenecientes a las liturgias de oriente.GEORGETTE_rivera-400x268

Hacia el siglo XIII fue cuando más se popularizó, aunque los cátaros y los albigenses no reconocían ningún dogma relacionado con la Virgen ni su veneración; ante la disputa conocida entre los albigenses y los católicos, Domingo de Guzmán, fundador de la orden de los dominicos, organizó una ferviente promoción de este rezo que fue como una forma silvestre de la práctica del rosario.
Los dominicos al ser predicadores se encargaron de darle un gran auge y de promover su recitación en cofradías y grupos de oración, a los que les contaban de los milagros que se producían al rezarlo, lo que contribuyó en cantidad a su expansión y extendida fama.

Fue tal su crecimiento que para el siglo XVI en Alemania ya se le conocía como hasta el día de hoy:
Contemplación de los misterios
Credo
Padre Nuestro
Ave María y las cuentas como la manera más sencilla de tener un hilo conductor en la oración.

Es importante señalar que la oración del Avemaría no se contaba tan extensa hasta que en el siglo XIV se le añadió la segunda parte, cuando el papa Pío V promulgó el Breviario Romano y ahí mandó que se rezara al principio de cada hora del oficio divino, y después del Padrenuestro; sin embargo, no fue hasta la batalla de Lepanto cuando la iglesia católica pidió una celebración anual en la que fuera fiesta del rezo, pues el papa Pío V, atribuyó esta victoria de los cristianos sobre los turcos debido a la intercesión de la Virgen María mediante su oración, y así se intituyó la fiesta el 7 de octubre, llamándole primero Nuestra Señora de las Victorias; posterioremente el papa Gregorio XIII modificó el nombre de tal celebración a Nuestra Señora del Rosario. Cabe mencionar que la devoción a los rosarios callejeros y públicos se dio con notoriedad hacia 1690 en Sevilla y esto se extendió por toda España llegando hasta sus colonias.

La serie de los misterios comprende cinco temas óptimos para meditar, y cada uno representa un pasaje o momento en la vida de la Virgen María y Jesús. El rosario significa cada una de las rosas que en forma de oración son ofrecidas a la Virgen en las diferentes etapas de la vida a manera de misterios. Antiguamente el rosario dedicaba una de tres series de misterios que se decían uno a uno cada noche; el lunes a los misterios gozosos, el martes y viernes a los dolorosos, y miércoles, sábado y domingo a los gloriosos.

Actualmente estos son los misterios que contiene:
Dolorosos: la oracion de Jesús en el huerto de Getsemaní, la flagelación de Jesús , la coronación de espinas , Jesús lleva la cruz a cuestas, y crucifixión y muerte de Jesús.
Gloriosos: la resurrección de Jesús, la ascención de Jesús, la venida del Espíritu Santo sobre María y los apóstoles, la asunción de María, y la coronación de la Virgen.
Gozosos: el anuncio del ángel a la Virgen María, la visita de María a su prima Isabel, la Natividad, la presentación de Jesús en el templo, y Jesús perdido y encontrado en el templo.
Luminosos: El bautismo de Jesús en el rio Jordán, la autorrevelación de Jesús en las bodas de Caná, el anuncio del reino de Dios, la transfiguración de Jesús, y la institución de la Eucaristía.

Dios bendiga tu semana.
Georgette Rivera.

Georgette Rivera