¿Hombres embarazados?

¡Comparte en tus redes!

Más de un caballero quisiera vivir la experiencia de dar vida. Les encantaría sentir a ese pequeño ser crecer en su interior y compartir un vínculo especial con él. Es tal su deseo, que muchos hombres desarrollan el llamado síndrome de Couvade o embarazo por imitación.

Seguramente conoces algún hombre que sintió mareos, dolor de cabeza, cambios en el estado de ánimo, antojos y hasta aumento de peso durante el embarazo de su pareja. Sin saberlo, ese caballero desarrolló el síndrome de Couvade, por lo que su cuerpo experimenta todos los cambios asociados al periodo de gestación.

Este padecimiento se presenta en padres primerizos, y aunque hasta hace unos años se creía que era un efecto psicosomático, la ciencia ha comprobado que el cuerpo lo percibe como algo real, pues hay alteraciones en los niveles de cortisol, testosterona y prolactina (hormona que estimula la producción de leche en las glándulas mamarias).

Asimismo, diversos estudios señalan que entre 10 y 65% de los futuros padres tendrán un embarazo por imitación, además de que es más frecuente en parejas más apegadas y cariñosas.

Al igual que en el embarazo, los síntomas del síndrome de Couvade se manifiestan durante el primer trimestre de gestación, y desaparecen con el parto.

Hasta ahora, no se ha podido determinar la causa de este fenómeno biológico; sin embargo, se cree que puede ser el resultado del involucramiento del hombre en el embarazo, con lo cual termina mimetizado con su pareja.

Otras investigaciones aseguran que el embarazo por imitación es la manifestación de la angustia propia de los cambios y responsabilidades que llegan con los hijos, pues el hombre ignora cómo afectará el nacimiento del bebé la relación con su pareja, o si será un buen padre.

Si tu pareja ha dado señales de tener síndrome de Couvade, te recomendamos que lo incluyas en la experiencia de estar creando vida y le hagas saber que el embarazo es cosa de dos, pues es común que el hombre se sienta desplazado.

No estaría mal que le hicieras saber que será un excelente padre. Seguramente, eso lo ayudará a sentirse más confiado y preparado para enfrentar los cambios que les esperan.

Verónica Uriega