¡Comparte en tus redes!

Es hora de cambiar de casa

Georgette RiveraEn repetidas ocasiones me han pedido que escriba sobre las cosas que deben y no hacerse al enfrentarse a un cambio de casa; por simple que parezca es un tema al que muchas personas le tienen miedo, así como lo estás leyendo, miedo.

Ahora bien, te preguntarás temor a qué, y te contestaré, muchas son las razones por las que se decide hacer una mudanza: lejanía con el lugar de trabajo, escuelas, tráfico innecesario, etc.; sin embargo, si estas no son las causas y sientes que en realidad tienes que salir de ahí porque la casa literalmente te está echando, o sea, ya te pasó de todo y ni prendiendo velas, regando agua bendita o llevando a unos expertos caza fantasmas puedes encontrar la paz, entonces si en efecto la energía está enturbulada.

Una vez que decides que vas a buscar una nueva residencia, disponte a dar las gracias a ese lugar por todas las experiencias que te permitió vivir aun cuando no te hayan gustado o consideres que no fueron agradables; posteriormente, cuando empieces a buscar tu nueva morada pide ayuda y asistencia a Dios, a tus ángeles, seres de luz, ancestros, o algún santo en el que creas, y expresa tu petición para encontrar una casa o departamento con las características que tú y tu familia o quienes van a vivir ahí requieren. Sé claro y conciso, expresa libremente tus deseos y necesidades, no elijas por ningún motivo un sitio porque ya te cansaste de buscar, porque no te quedó de otra, porque ya tenias que irte del otro domicilio, o por presión. Pide con fe, deja que la energía fluya y que se acomode tu pedido en lo alto del firmamento para que te sea otorgado aquello que tú necesitas.

Nunca aceptes un inmueble:

  • Con los wc rotos, tapados y llenos de sarro.
  • Con el boiler descompuesto.
  • Con humedad y filtraciones.
  • Con líneas telefónicas o servicios a nombre de inquilinos anteriores, eso tiene que arreglarlo el dueño.
  • Vidrios rotos.
  • Plagas de insectos tales como cucarachas, hormigas, palomillas, pulgas o polilla.

Llegar a un lugar donde tu estancia va a ser sufrida y tener que mejorarla por tu cuenta, conlleva gastar más de lo que tienes para poder vivir ahí y no te garantiza que vayas a ser feliz. Toma tu tiempo para mudarte y evalúa realmente las cosas que ya no te vas a llevar a tu nuevo hogar.

Que tengas una bendecida semana.

Georgette Rivera

Georgette Rivera