¡Comparte en tus redes!

¡Horror! Estas escenas casi les cuestan la vida a los actores

escenas_de_accionA lo largo de su historia, la industria cinematográfica ha contado con actores dispuestos a dar todo por sus personajes. Algunos, incluso han arriesgado sus vidas para lograr que las escenas de acción se vean reales.

De hecho, ya se ha vuelto una costumbre que quienes participan en películas de acción y aventura terminen las filmaciones con huesos rotos, contusiones y hasta hospitalizados.

Hace apenas un par de meses se supo que el protagonista de la saga Maze Runner, Dylan O’Brien, resultó gravemente herido durante las filmaciones de la tercera parte de esta historia, por lo que tuvo que ser hospitalizado y las grabaciones fueron suspendidas hasta nuevo aviso.

Como éste hay varios ejemplos. Aquí te contamos cuáles son las escenas icónicas que casi le cuestan la vida a los actores:

  • Bastardos sin gloria (2009). La escena en la que el Sargento Donny Donowitz acribilla a los nazis casi le cuesta la vida a cientos de extras y algunos de los actores protagónicos, pues lo que se suponía que era un fuego controlado se extendió rápidamente. El director, Quentin Tarantino, decidió no dejar de filmar y hasta Eli Roth tuvo que pararse entre las llamas.
  • Rocky IV (1985). Sylvester Stallone es conocido en el medio por hacer sus propias escenas de riesgo, y por ser bastante exigente con los resultados. Perfeccionismo que le ha hecho poner en riesgo su vida en varias ocasiones. Al filmar la pelea de Rocky con Ivan Drago, Stallone le pidió a su compañero, Dolph Lundgren, que lo golpeara lo más fuerte que pudiese. El puñetazo que recibió en el pecho fue tan enérgico, que el corazón se le hinchó y estuvo una semana internado en estado crítico.
  • El mago de Oz (1939). Margaret Hamilton, actriz que dio vida a la Bruja del Oeste, sufrió quemaduras de segundo y tercer grado, cuando su maquillaje se prendió en llamas al entrar en contacto con las chispas de los efectos especiales.
  • Los ilusionistas (2013). La escena en la que Isla Fisher queda atrapada dentro de un tanque de vidrio es tan impactante porque, en realidad, la actriz estuvo a punto de ahogarse. Durante tres minutos, Fisher luchó con las cadenas para llegar a un botón de emergencia, mientras la producción intentaba sacarla del tanque.
  • Volver al futuro III (1989) ¿Recuerdas la escena en la que Marty es colgado en la horca? Pues el deseo de Michael J. Fox de que esta escena se viera lo más real posible casi le cuesta la vida. En un principio, el actor debía fingir que se ahogaba con una soga al cuello, mientras estaba parado sobre una caja; pero como la escena no se veía creíble. Fox saltó y aguantó 30 segundos colgado, antes de que lo bajaran. Sobra decir que el protagonista de la exitosa trilogía ochentera perdió el conocimiento.
  • Superpolicía (1992). Jackie Chan siempre ha grabado sus escenas de acción; sin embargo, al hacer esta película salió gravemente herido. Durante una de las peleas, el actor debía saltar sobre un poste de metal y deslizarse hacia abajo, mientras varios focos explotaban a su alrededor. Su trabajo fue tan bueno que, cuando el director gritó “corte”, Chan tuvo que ser trasladado a un hospital, pues tenía dos vértebras rotas, la pelvis dislocada, y las manos completamente quemadas.
  • El bueno, el malo y el feo (1966). La filmación de este clásico de la cinematografía no se salvó de tener sus momentos de horror puro, pues Eli Wallach, uno de sus protagonizas, estuvo a punto de morir en tres ocasiones. Quien diera vida a Tuco bebió ácido por accidente, fue arrastrado por un caballo y un tren casi lo decapita mientras grababa la escena en la que este medio de transporte debía romper sus esposas.

A esta lista de actores lesionados podríamos sumar a Johnny Depp, Scarlett Johansson, Charlize Theron, Jason Statham y Tom Cruise, por mencionar unos cuantos.