¡Comparte en tus redes!

¿Y cómo íbamos a ganar si ya estábamos derrotados desde antes?

Adrian Gutiérrez ÁvilaAmigos de ideas que ayudan, saben que el futbol es un tema que me apasiona y que estudio como un reflejo de la sociedad. Durante las últimas semanas nuestra selección mayor participo en la Copa Confederaciones en Rusia obteniendo el cuarto lugar, sin embargo en la mayoría de los mexicanos parece haber una molestia desde mi punto de vista un tanto injustificada y me permitiré analizar y explicarte ¿Por qué?

Se contrató al técnico colombiano Juan Carlos Osorio ¿con que objetivo? ¿Ganar la Copa Mundial? No, la realidad es que el objetivo era calificar al mundial (ya casi lo hizo) y buscar llegar al famoso “quinto partido” (sus antecesores se quedaron en el cuarto) ósea el objetivo real es “ganar un juego más en la próxima Copa Mundial que los técnicos anteriores”. El objetivo de esta Copa Confederaciones en Rusia y así lo manifestaron directivos y cuerpo técnico era llegar a semifinales y se cumplió, entonces ¿Por qué nos molestamos por el resultado?

La afición y los expertos en deportes pronosticaban el siguiente escenario como el más optimista: Perdemos con Portugal, le ganamos a Nueva Zelanda y empatamos con Rusia para que la diferencia de goles nos califique a la siguiente ronda, donde jugaríamos con Chile dicho juego lo perderíamos en una gesta histórica con balones en los postes y penales injustamente no marcado (para volver como victimas) tratando de vengar el 7 a 0 de la Copa América, después jugaríamos por el tercer lugar dando igual el resultado.

Se empato con Portugal ¿y que dijeron los mexicanos?: Portugal jugo a medio gas, los goles fueron circunstanciales, se ganó como se esperaba con Nueva Zelanda sin embargo nos quejamos del desempeño del técnico y los jugadores en el juego y a Rusia se le gano en su casa, aun así la justificación fue que jugamos con una de las peores selecciones rusas de la historia y nuevamente que los goles fueron circunstanciales.

El objetivo de llegar a semifinales se cumplió y el rival no fue Chile si no Alemania donde teníamos todo que perder, si ganábamos la justificación de la victoria seria que fue contra el equipo B de aquella nación quitándole valor al triunfo, si perdíamos como sucedió, nuestra realidad es tan mediocre que no podemos con el equipo B de Alemania, equipo que saldría campeón del torneo.

Cuando comenzó a gestarse la derrota y después de ella las redes sociales se inundaron de mensajes como: La decepción nacional, ya los ubicaron en su realidad, jugadores inflados, no podemos con las potencias, somos un futbol tercermundista. Y yo te pregunto a ti aficionado del futbol ¿tú crees que en Alemania decían eso de su selección B? ¿Te imaginas a la prensa diciendo?: por eso son la selección B por que no son los mejores, va a perder todos sus juegos, ¿a qué van, los van a golear todos llevan a su selección A? todos admiran la mentalidad Alemana pero esa mentalidad es de “todos” no nada más de sus deportistas y en México a todos nos falta mucha mentalidad. ¿Es que para que nos emocionamos si no vamos a ganar? Sería la respuesta de muchos, mi respuesta es, Alemania no ha ganado en 16 mundiales que ha jugado, y en otros torneos apenas es su tercer conquista después de un par de mundiales sub 20´s.

El mundial lo gana una sola selección y lo pierden 31, pero vamos a estar más cerca del famoso quinto partido si vamos con la mentalidad de ganar la copa y no solo de hacer un papel histórico, México es una potencia en el futbol mundial y las estadísticas así lo indican, los únicos que no lo creemos somos nosotros los mexicanos y eso lo contagiamos a nuestros deportistas. La selección cumplió con los objetivos y las expectativas que nos marcamos, entonces ¿Por qué estamos enojados?

Yo creo que México debe presentarse a ganar cualquier torneo en el que compita, yo creía que México iba a ganar la Copa Confederaciones y creo que México puede ganar la Copa Mundial si comenzamos a ponerlo como un objetivo de todos.

Adrián Gutiérrez