Ideas para abrir un frasco muy apretado

¡Comparte en tus redes!

¿Cuántas veces has tenido problemas al destapar algún producto para tu cocina? Muchas veces nos encontramos en medio de batallas contra nuestros frascos, pero por fortuna hay distintas maneras de solucionar éstos problemas tan apretados.

No necesitas pedirle ayuda a alguien más fuerte, tu ingenio te puede sacar del apuro, seguramente ya tienes alguna forma de abrir los frascos, pero con ésta nota tendrás más opciones, a continuación algunas ideas para abrir un frasco muy apretado.

1.- Con un trapo. En ocasiones no es que el frasco esté muy apretado, simplemente tenemos las manos un poco lisas, ya sea porque estamos cocinando o porque las tenemos mojadas. coloca un trapo encima de la tapa e intenta abrirlo, si éste método no funciona elige cualquiera de los siguientes.

2.- Golpes con la mano. No se trata de pelearte a puñetazos con el frasco, sino de golpes estratégicos. Sujeta la botella con tu mano no dominante con el fondo apuntando a tu otra mano, golpea el fondo del frasco con el centro de la palma de tu mano. Esto causa un efecto de golpe de ariete, lo que eleva la presión cerca de la tapa y rompe el sello en vacío, cuida de no lastimarte la mano. Escucharás un sonido cuando el sello se rompa. ¡Pum! Ahora sí, destapa la botella.

3.- Haz palanca. la tapa está cerrada al vacío, si metes un poco de aire lograrás retirarla. Introduce la punta de un cuchillo grueso o el mango de una cuchara o tenedor entre la tapa y el frasco, y hacemos un movimiento de palanca suave hacia afuera, como si quisieras ensanchar la tapa, cuando escuches un "pop" la tapa será fácil de abrir.

4.- Agua caliente. La tapa se dilatará por el calor, así el aire se introducirá entre la tapa y se podrá desprender fácilmente. sumerge el frasco de cabeza (sólo la tapa) sobre un recipiente con agua caliente o hirviendo y espera un minuto. Luego será fácil abrirlo.

5.- Golpe de cuchara. Toma una cuchara y golpea el lado de la tapa del frasco con la fuerza suficiente como para crear una abolladura leve. luego ve girando el frasco y golpea cada dos centímetros, hasta golpear toda la parte lateral de la tapa. No pegues muy fuerte, podrías lastimarte o romper el vidrio. Luego destapa.

6.- Con una secadora. Apunta el aire caliente a la tapa del frasco, se podrá abrir después de haberla calentado, pero hazlo con ayuda de un trapo, para evitar quemaduras.

¿Conoces algún otro método? ¿cuál te parece el más práctico y fácil? Te deseamos mucho éxito en la cocina.