Ideas para conducir ante un sol deslumbrante

¡Comparte en tus redes!

En algún momento de tu vida habrás conducido con el sol de frente, los rayos solares te deslumbraron y fue muy difícil poder distinguir lo que estaba en tu camino. Éste fenómeno es muy común en los amaneceres y atardeceres, cuando el sol acaba de salir y sus rayos caen en una inclinación que pega directamente en los ojos. En muchos casos el reflejo del suelo de la carretera dificulta las cosas, y la situación se complica si el pavimento está mojado.

SABIDURÍA QUE AYUDA: 30% de los mexicanos tienen problemas visuales. Cumpliendo los 40 años de edad todos necesitan algún apoyo para ver mejor, pues sin importar la condición clínica todos se ven afectados por el deslumbramiento. En España el 80% de los conductores sufre por el deslumbramiento y uno de cada cuatro ha tenido accidentes por ésta causa. De acuerdo con una investigación hecha en Japón, la mayoría de los choques ocurren al atardecer y durante el otoño porque el sol está más bajo y pega directo a los ojos.

El fenómeno de deslumbramiento al volante se da cuando el conductor se perturba debido a problemas en la percepción visual, situación que le provoca ceguera inmediata y temporal. No sólo se provoca por el sol, esto pasa también por las noches con otras luces fuertes o cuando uno entra o sale de un túnel. Los siguientes consejos podrían salvarte la vida, tómalos en cuenta. A continuación algunas ideas para conducir ante un sol deslumbrante.

  1. Gafas. Es muy importante que en la guantera de tu auto lleves siempre unas gafas. Piensa que es muy probable que un día experimentes situaciones de deslumbramiento. “Hombre precavido vale por dos”. Formaster recomienda gafas polarizadas etiquetadas con el símbolo CE y con lentes grises, de tonalidad azulada o marrones, para que puedas leer mejor los señalamientos. Por otra parte, Enrique Blanco Díaz-López, integrante del Colegio de Optometristas de Aguascalientes, aconseja la protección mediante lentes fotosensibles de calidad que en segundos se obscurezcan o aclaren según las necesidades visuales.
  2. Luces de emergencia. Activa tus señales de emergencia, así estarás dando aviso a los demás conductores que se trata de un camino riesgoso y que tengan cuidado.
  3. Conserve la calma. Procura mantenerte muy atento y disminuir la velocidad, así podrás frenar rápido si surge algo de forma espontánea. Si hay autos presionándote para que vayas más rápido es mejor no presionarse e ignorarlos, tu seguridad es primordial. Las curvas son todavía más peligrosas, por lo que es conveniente disminuir la velocidad en las curvas.
  4. Detenerse. Si la situación resulta ser muy complicada, es mejor perder 20 minutos con el coche estacionado que arriesgarse a sufrir un accidente. Puedes aprovechar éste momento para estirar las piernas, relajarte, tomar agua, probar algún bocado y hasta charlar amenamente con tus seres queridos.
  5. Enciende tus luces. Mantén tus faros prendidos al amanecer y al atardecer, si haces esto los demás conductores podrán verte si el sol les deslumbra.
  6. Cristales limpios. Si tu parabrisas o los demás cristales están sucios el deslumbramiento es mayor, lo mejor es que viajes con el auto limpio, o al menos mantén lleno el depósito para los limpiaparabrisas y úsalo para mejorar tu visión.
  7. El Parasol. La mayoría de los autos tienen un parasol movible en el techo, justo arriba de tu cabeza, cerca del parabrisas. Es preferible que lo uses si el deslumbramiento es mayor, pero recuerda que te quita visibilidad y disminuye tu campo de visión. Con el parasol podrías perderte algunos señalamientos.