¡Comparte en tus redes!

Ideas para controlar el dolor por contracciones

contraccionesEs cierto, traer una vida al mundo puede resultar doloroso. Si alguien te dice lo contrario está mintiendo, pero; ¡te tenemos una buena noticia! Vamos a compartirte los mejores consejos para que aprendas a dominar las contracciones y puedas concentrarte en lo más importante: la llegada de tu bebé.

Existen muchas técnicas como inyecciones o medicamentos para controlar el dolor, pero es válido que no quieras utilizar alguna de estas para traer a tu hijo al mundo. Por esto te ofrecemos estos consejos naturales que te ayudarán a mantenerte lo más cómoda posible.

Ve a un curso psicoprofiláctico: Para empezar este es el consejo número uno que no debes saltarte. Este tipo de cursos te preparan a ti (e incluso hasta a un acompañante) para conocer las mejores técnicas y posiciones con las que puedes lograr un mejor parto.

Toma un baño con agua tibia: El agua debe ser de tibia a caliente, si puedes meterte en una tina podría darte mejores resultados. Esto te ayudará a disminuir la ansiedad y controlar el dolor, también te servirá para relajarte.

Aplica calor o frío: Moja una toalla con agua caliente o fría, incluso las puedes intercalar. Ponlas unos minutos en la zona lumbar, abdomen, ingles o perineo. Sólo tú puedes decidir cómo y cuándo ponerlas para lograr tu punto de relajación.

Escucha música tranquila: Oír música o sonidos que te relajen, ayudará mucho a que puedas controlar el dolor que causan las contracciones, además de que te mantendrá en un estado calmo para el momento del alumbramiento.

Respira con ritmo: Esta es una de las técnicas que mejor funciona para disminuir los dolores. Se debe tomar una buena aspiración y soltarla. Luego, mientras tienes la contracción: respira profundo, sostén el aire y suéltalo paulatinamente. A continuación, respira normalmente hasta la siguiente contracción para repetir el paso anterior.

Un buen masaje: En el momento del parto la prioridad de la mamá es relajarse. Es por eso que un buen masaje puede ayudar a aliviar el dolor, ya que este esté controlado, en lo único que habrá que pensar será en la labor de parto.

Camina, camina y camina: Si todo lo demás no funciona; camina. No es por nada que los doctores siempre envían a las futuras mamás a que den una buena caminata. Hacer esto ayuda a que dilates de una manera más rápida, además de que puedes sentir menos dolor mientras caminas debido al movimiento.

Como dato curioso, debes saber que las contracciones son parte del embarazo desde sus inicios; debido a que el útero se contrae con frecuencia desde el inicio de la gestación, aunque éstas pueden pasar desapercibidas hasta la mitad del embarazo. Si a mitad del ciclo comienzas a sentir que tu vientre se pone duro por algunos instantes, aunque no sientas dolor; son contracciones. Claro que cuando llega la hora del parto estas vienen acompañadas de dolor y otra serie de cambios. Respira, no es nada que no puedas soportar, al final del día descubrirás que habrá valido la pena.