Ideas para cuidar tu planta de sábila

¡Comparte en tus redes!

La sábila también es conocida como aloe vera, y es una planta que puedes tener en tu hogar para aprovechar sus múltiples beneficios para la salud, belleza y cuidado de la piel. Para muchos es una planta milagrosa, pues la puedes utilizar hasta para remedios para quemaduras de primer grado. Por ello siempre será recomendable tener una en el jardín de tu casa. A continuación algunas ideas para cuidar tu planta de sábila.

1.- No tienes que regarla diario, sólo debes hacerlo cada cuatro o cinco días, pues si se riega demasiado las hojas se reblandecerán y la planta se verá con poca vida, si pasa eso sólo hay que dejar de regarla por un tiempo. Evita que queden charcos de agua cerca de la maceta, podría llegar a podrirse. Pero si algunas hojas están muy delgadas y arrugadas, querrá decir que tienen sed y que necesitan un poco más de agua.

2-. Para preparar la tierra debes mezclarla con arena o perlita, esto es para que el agua pueda drenarse cuando la riegues, pues la sábila no está acostumbrada a tener las raíces húmedas por mucho tiempo. La cantidad de arena necesaria depende de la consistencia de la tierra.

3.- Coloca tu planta bajo luz brillante. Si vives en Zonas templadas o cálidas que permanezca afuera durante todo el año. Pero si vives en zonas frías guárdala en el interior de tu casa durante el tiempo de heladas o cuando haga mucho frío, pues son afectadas por tener un 95 por ciento de agua. si necesitas dejarla dentro de tu casa, asegúrate de que reciba los rayos del sol.

4.- Para cortar las hojas comienza por las más viejas, las de abajo, las que están más cerca del tallo. Hazlo con un cuchillo filoso y sólo corta las que vas a utilizar, pues pierde pronto sus propiedades. Cuando localices la hoja que está más abajo, córtala muy cerca del tallo, podrás ver que entre más se acerca al junco es más delgada, haz el corte justo ahí.

5.- cuando vayas a utilizar un remedio elige una planta que tenga más de tres años de edad, las plantas viejas pueden regenerarse fácilmente, pero a las jóvenes les cuesta más trabajo.

6.- Durante la primavera abona la tierra con humus de lombriz. Debes abonarla también cuando sea trasplantada.

7.- Si cuidas tu planta te producirá hijos. Estos aparecerán cerca de la planta madre. Déjalos allí por un tiempo hasta que estén fuertes, luego sácalos y vuélvelos a plantar.