Ideas para equipar una mochila de campista

¡Comparte en tus redes!

Planeas ir de campamento con tus amigos y te dicen que el equipo debe realizar una caminata antes de llegar al lugar deseado. Entonces debes planear muy bien qué tipo de mochila comprar para poder llevar todo lo necesario y al mismo tiempo no cansarse demasiado durante el camino. Te damos algunas ideas para armar una mochila de campista.

La mochila debe adaptarse a tu cuerpo, debes ver de qué materiales está hecha, las costuras deben ser dobles y con hilo grueso. Será mejor si tiene una bolsa (funda) nylon resistente o impermeable, que tenga los elementos de metal inoxidables y si es de armazón de aluminio, que sea liviana y resistente (ya casi no se usan éstas mochilas). Cuida que las hombreras sean anchas y cómodas (de preferencia acolchonadas), también debe ser acolchonado el cinturón, en la parte donde van tus riñones.

No elijas una mochila demasiado grande, Si tiene demasiada capacidad, podemos caer en el error de llenarla más de lo estrictamente necesario y por tanto cargar con un peso innecesario.

Cómo acomodar las cosas en mi mochila

Para terrenos planos y fáciles pon los objetos más pesados en la parte superior de la mochila, cerca de los hombros. Para terrenos difíciles pon los objetos más pesados más abajo, y siempre lo más pegados como sea posible a la espalda.

Empaca tus cosas jerarquizando la utilidad, lo que ocupes más debe estar a la mano para que puedas disponer de ello a lo largo de tu caminata, como tu bebida, mapas o barras energéticas. Si tienes bolsas externas úsalas.

Prueba que te quede cómoda y que nada te lastime la espalda, que te ajusten las correas pero sin lastimar. Evita que te quede demasiado floja. Lleva poco peso, o sea, no exageres, pues al principio te puede parecer una carga soportable, pero a lo largo del camino la carga será más molesta. Entonces lleva sólo lo indispensable, un consejo que te puede servir es no cargar más del 20 o 25% de tu peso. No coloques contra tu espalda cosas picudas.

Cómo caminar

Si ya te encuentras en la caminata con todo tu equipo en la espalda, es momento de caminar con pasos firmes, mantener tu espalda recta y no llevar objetos sueltos o que vayan colgando, mantén tus manos desocupadas durante el camino. En caso de llevar algo colgando, mejor detente y átalo bien a tu mochila, para que no vaya brincando.

Desabrocha tu cinturón al cruzar un río y quítate la mochila al cruzar un alambrado con púas, no empujes (por nada del mundo) a quien lleve una mochila, y no juegues con la mochila puesta. Un truco para no cansarte demasiado es caminar el línea recta, evitando que la punta de tus pies apunte ligeramente a los costados, más bien que apunte siempre hacia el frente.

Tipos de mochilas

Tipo costal: son las que más se están usando, son en forma de tubo y con una bolsa superior. Algunas tienen bolsas laterales.

De armazón externo: También son conocidas como tipo Himalaya, pero ya no son muy utilizadas por las nuevas generaciones. Son muy difíciles de llevar cuando los tubos se doblan.

De ataque: Son más pequeñas y con una capacidad de 20 kilos. Son muy buenas para expediciones cortas y te ayudan a llevar sólo lo indispensable.

De expedición: son mochilas muy grandes, te permiten llevar muchas cosas que podrías necesitar en un campamento, pero como ya te lo dijimos anteriormente, no cargues más peso del que podrías soportar.