Ideas para hacer un jardín zen en tu escritorio

¡Comparte en tus redes!

La vida ha alcanzado niveles de estrés tan altos que cualquier actividad que nos ayude a relajarnos es bienvenida.

Aunque practicar algún deporte o hacer un poco de ejercicio son una excelente opción, no siempre disponemos del tiempo para hacerlo.

Para relajarse en la oficina puedes recurrir a los jardines zen. Ésta es una tradición oriental, principalmente japonesa, utilizada en los templos con fines meditativos.

El karesansui o jardín zen consiste en un campo de arena de escasa profundidad en el que hay rocas, algo de hierba y musgo, así como algún otro elemento natural.

De acuerdo con la tradición es posible llegar al estado de meditación mediante el movimiento de las piedras y el rastrilleo de la arena.

Así que por qué no construyes tu propio jardín zen para tu escritorio. Verás que es realmente sencillo y te ofrece grandes beneficios.

 

¿Qué necesitas?

 

  1. Caja de madera de 3 a 4 centímetros de profundidad. También puedes utilizar una bandeja de metal o una caja de cartón.
  2. Granito molido. Si no lo puedes conseguir, la arena blanca y fina es una buena opción. La forma irregular de este material permitirá que los diseños que crees con tu rastrillo sean definidos.
  3. Rocas de colores que armonicen entre sí. Recuerda que deben colocar pocas piedras y en número impares. La mayoría de los jardines suelen contener sólo tres. Dado que estos elementos son decorativos, también puedes agregar ramas. Algunas versiones de jardín zen incluyen incienso y veladoras para reforzar el efecto meditativo.
  4. Úsalo para cubrir el recipiente de tu jardín. Le dará un toque personal.
  5. Rastrillo pequeño de madera. Puedes armar uno con palitos pequeños de bambú y silicón. Emplea el rastrillo para trazar patrones que asemejen el movimiento del agua.

 

Coloca tu jardín zen junto a la luz, si lo pones al lado de la computadora, te brindará la oportunidad de recrear la vista cansada y te proporcionará paz espiritual.