Ideas para llegar temprano al trabajo

¡Comparte en tus redes!

Cuando tú te acostumbras a llegar temprano al trabajo obtienes muchas cosas buenas a cambio, de entrada demuestras que te sientes comprometido con la empresa y con sus proyectos. Tus superiores y compañeros quieren y necesitan verte llegar a tiempo, pues así demuestras que te preocupas por tu trabajo y que sientes respeto por el trabajo de ellos (Recuerda la conmovedora historia de las manos laceradas).

Cuando llegas tarde algunas actividades, servicios o productos de la empresa podrían retrasarse. En algunas empresas llegar temprano es indispensable en los días de gran afluencia, ya que es necesaria tu presencia para atender a los clientes. Cuando faltan vendedores o gente de algún otro puesto en días de mayor carga de trabajo la empresa sale perjudicada. Aquí te damos algunas ideas para llegar temprano al trabajo.

1.- Sal de casa con minutos de anticipación. No intentes llegar a tiempo a la oficina, si tardas una hora de viaje hacia el trabajo y sales de casa con solamente esos minutos de tiempo, quizá no llegues a tiempo. Recuerda que por el camino puede haber inconvenientes, sal con 15 minutos de anticipación o más, dependiendo la distancia.

2.- Prepara todo la noche anterior. Observa todo lo que haces antes de emprender tu viaje al trabajo, seguramente encontrarás muchas actividades que puedes adelantar una noche antes. Por las noches repasa la rutina de mañana, saca y plancha la ropa que vas a utilizar, imprime con anticipación ese documento, ten los alimentos listos para preparar del desayuno y de la comida, etc. Si puedes adelantar algo mejor.

3.- Trucos de alarma. Levántate en cuanto suene la alarma y no la apagues, no te distraigas con más sueño, viendo la televisión o haciendo cualquier otra cosa, pues esos minutos no los contemplaste para tu tiempo de preparación, ese tiempo se acumulará y te retrasará en tus actividades. Pon la alarma lejos de tu cama y con un sonido confiable para que puedas despertarte.

4.- Duerme temprano. Acuéstate a una hora prudente, pues si duermes poco será más difícil levantarte por la mañana. Si estás acostumbrada a dormir tarde cambia los horarios y procura dormir más horas, te sentirás mejor al día siguiente. Además, si te levantas a tiempo tendrás más minutos para desayunar o para llevar algunos desayunos a tu oficina.

5.- Báñate por las mañanas. Un baño por las mañanas te refresca y te mantiene despierto, así harás todas tus actividades más rápido y más consciente, esa será otra manera de adelantar minutos antes de salir a trabajar.

6.- Identifica cosas que te hacen perder tiempo. Los pequeños detalles son importantes, por ejemplo siempre tener para gasolina, tener a la mano siempre un boleto del metro, cambio para el camión, conocer rutas alternas, pasar mucho tiempo peinándose, viendo televisión, detenerse a comprar, no anticipar las horas de mayor tránsito, etc. Ser organizado es una forma de ser feliz.

7.- Cambia tu actitud. Reconoce si tienes problemas de puntualidad, deja de poner excusas sobre tu impuntualidad y piensa en el daño que le haces a otras personas. Aunque no lo parezca, la puntualidad está ligada con la honestidad y la integridad. Si llegas siempre tarde y pones excusas dejas mal impresión y la tu propia imagen sobre honestidad e integridad se ve afectada.