Ideas para quedar bien con la familia de tu pareja

¡Comparte en tus redes!

Se acercan las posadas y con ello las reuniones familiares, esas reuniones en donde tienes que lidiar con todos los miembros de su familia, hay costumbres y tradiciones que no te gustan y para colmo tienes una suegra que te hace comentarios o preguntas incómodas, hacen algún platillo que quizá no sea muy de tu agrado pero debes de comerlo, tratas de quedar bien con los miembros de la familia pero por laguna razón terminas "metiendo la pata".

Quizá te haya pasado algunas estas cosas, aunque no todas las historias son iguales. Para algunas es más fácil ganarse a la familia de su pareja, pero pareciera que otras personas en verdad necesitan un manual para sobrevivir en las reuniones familiares de su esposo. Aquí te damos algunas ideas para quedar bien con la familia de tu pareja.

1.- Sé inteligente. Apuesta por llearte con la familia de tu pareja desde el principio. concéntrate en las cosas que los unen. Te casaste con él y en cierta medida, eso significa que pasas a ser de la familia, así que evita los temas de discordia y concéntrate en amar a tu familia. La buena actitud y las sonrisas se te regresan.

2.- Ayuda. Ser acomedida con la suegra te hace quedar muy bien, además estos pequeños detalles crean un vínculo con la familia. colabora a llenar las piñatas o a hacer el ponche.

3.- Respeto. Es obvio que las costumbres son diferentes a las tuyas, hay algunas cosas que simplemente no te agradan. Sin embargo debes estar dispuesta a esforzarte y respetar su estilo de vida. Recuerda que tu esposo tampoco está acostumbrado a las costumbres de tu familia, así que los dos deben de poner de su parte. lleguen a acuerdos y divídanse los días para pasar navidad y año nuevo "Navidad con tu familia y año nuevo con la mía".

4.- Pon límites. Los límites son necesarios en tu relación de pareja, así que ¿porqué no poner límites con la familia política? ellos también tendrán límites contigo, así que respeta las reglas básicas de convivencia. La familia del otro no debe participar demasiado en tu vida de pareja.

5.- Mantente reservada. Si hay conflicto o diferencias déjalos en casa, sé respetuosa y evita hablarle mal a tu cónyuge de su madre, padre o hermanos, no critiques a su familia. Si lo haces lo pondrás en contra tuya o de tu familia, cualquiera de las dos te garantiza problemas y falta de armonía. Otro error que podrías cometer es sacar los trapos sucios de tu relación, mejor déjalos en casa y no se los cuentes a la suegra, recuerda que hablas de su hijo y ella siempre lo defenderá.

6.- Trabaja en equipo con tu marido. Los dos deben estar de acuerdo en casi todo, procura que tú y él se conviertan en cómplices. Es cierto que cada quién tiene a su familia, pero tú y él son una familia. Tomen decisiones en conjunto y respeten las preferencias del otro. ¿Qué pasaría si no te alías con tu esposo? Fácil, la familia lo notará y por obvias razones lo apoyarán a él. Si te ven trabajar en equipo todos estarán más tranquilos.

7.- Aguanta lo necesario. Nunca falta quien nos ponga de malas o haga un comentario que nos moleste, lo importante es mantener siempre una buena cara y no explotar, si ves que algo te alteró mucho hazlo saber a tu pareja de la mejor manera y retírate unos instantes del lugar, toma aire y sé discreta.