Ideas para ser paciente con los hijos

¡Comparte en tus redes!

Ser paciente es un requisito vital si quieres tener un hogar lleno de armonía, a veces te podrían surgir dudas sobre qué hiciste mal cuando ves que tus hijos no te prestan atención, cuando son rebeldes o cuando no obedecen a la maestra en la escuela.

En ocasiones, la solución es más simple de lo que parece, la respuesta que probablemente estés buscando se encuentra en la palabra "paciencia". A continuación algunas ideas de cómo ser paciente con los hijos.

1.- Organízate más. Si te vuelves más organizado u organizada tendrás las cosas del día bajo control. Si tienes las cosas bajo control te desesperas menos, puedes actuar con más calma ante cualquier situación nueva o inconveniente.

2.- Descansa más. Si duermes tus horas completas y si estás bien descansado estás menos irritable. Entre más cansado estés, menos paciencia tendrás. Evita desvelarte.

3.- No grites. Comienza a tratar de gritar al pedirle a tus hijos que hagan tal cosa o para reprenderlos, si uno empieza gritando los demás también lo harán. Reprende y sé estricta, pero si hablas te comprenderán mejor.

4.- Toma agua. Los expertos aseguran que cuando tomas agua (8 vasos de agua diarios, de preferencia), disminuye tu mal humor.

5.- Analízate. Dedica algunos minutos para reflexionar en las cosas que te hacen perder más tu paciencia. Por lo regular, los hijos acaban con la ecuanimidad de sus madres en los momentos de transición, esto es al salir de la cama, subirse a un auto, hacer la tarea o ir a dormir. Comienza 15 minutos antes este tipo de actividades.

6.- Dedica tiempo para ti. Es muy conveniente apartar un tiempo para realizar tus pasiones, puede ser alguna actividad deportiva, un pasatiempo o un curso. Al hacer cosas que disfrutas eliminas estrés.

7.- Habla con ellos. Explicarle las cosas a tus hijos te ayuda a gritar menos, explícales que quieres de ellos, diles que es por su propio bien y, si tienen alguna falta castígalos, pero siempre explicándoles el porqué de las cosas. Tu hijos son inteligentes, sabrán que son castigados por alguna razón y entenderán que merecen ser corregidos.