Ideas para tomar impulso en el trabajo

¡Comparte en tus redes!

Cuando estamos en la oficina resultan pesadas algunas tareas y no las queremos hacer, pero a veces desperdiciamos más tiempo en pensar lo difícil de nuestra tarea cuando esos minutos o segundos los podríamos usar para adelantar algo de trabajo (Recuerda la técnica de los tres minutos).

“No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy”, o mejor dicho “no dejes para la tarde lo que puedas adelantar ahora mismo, en la mañana”. Las actividades engorrosas las dejas para después y muchas veces quedan incompletas, es ahí cuando te metes en problemas. Para evitar meterte en aprietos te damos algunas ideas para tomar impulso en el trabajo.

1.- Cambia tu estado de ánimo. Evita las frases “no estoy de humor para hacerlo”, “qué difícil tener que venir a trabajar”, mejor cámbialas por frases positivas. Por suerte la felicidad y el optimismo no son consecuencias de algo, más bien son actitudes así que comienza por poner buena cara a las cosas que vas a hacer.

2.- Piensa en la recompensa. Concéntrate en las cosas positivas que te vendrán si adelantas algo de trabajo, también es bueno recordar las cosas negativas que llegarán si no avanzas.

3.- Reconoce lo inútil de la postergación. Quienes dejan todo para mañana se vuelven víctimas de presión emocional. Quienes adelantan trabajo son personas que se sienten más liberadas.

4.- Divide los trabajos difíciles en pequeñas tareas. Trata de seccionar tu trabajo y ve cumpliendo cada sección, si lo haces paso a paso te será más sencillo.

5.- Da el primer paso. No te quedes ahí parado o parada pensando “¿todo eso tengo que hacer?”, comienza a poner manos a la obra, lo más difícil es empezar, pero cuanto más pronto inicies mejor.

6.- Apuesta o haz compromisos con alguien. Si tienes compañeros con el mismo tipo de trabajo puedes ponerles como reto ver quién terminará primero. El que termine después podrá invitar la comida. O bien puedes hacer compromisos contigo mismo y ponerte un castigo si no los cumples.

7.- Haz que cada día cuente. La vida es muy corta como para desperdiciarla en tareas incompletas y días de angustia por que el trabajo aún no queda terminado. Disfruta tu trabajo de hoy y haz algo para tener un mejor mañana. Vive como si tu empeño fuera un verdadero tesoro y entra en acción.