¡Comparte en tus redes!

Identifica los tipos de almohada según tus necesidades

Identifica los tipos de almohada según tus necesidades

Identifica los tipos de almohada según tus necesidades

Para elegir una buena almohada debes tomar en cuenta tu complexión física y la postura que usas al dormir, cuando te acuestas tu columna vertebral debe quedar recta, como cuando estás de pie, desde el comienzo de las cervicales hasta la cadera la columna debe estar alineada, por eso es importante la almohada, además permitirás que tus músculos se relajen y descansen. Lava tus almohadas y fundas frecuentemente, así eliminas ácaros, restos de piel muerta y bacterias.

Dormir en calzones, qué dice eso de tu personalidad, aquí.

¿Cómo debe ser la almohada ideal? Necesitas prestar mucha atención, pasas entre 6 y 8 horas en la cama, o sea un tercio de tu vida. Las almohadas están hechas de distintos materiales. Aquí algunos tipos de almohada.

1.- Almohadas de espuma de goma. Te dan más soporte en la cabeza, son amplias y te duran muchos años.

2.- Almohadas de poliéster. Conforme las lavas pierde densidad y volumen, así que tendrás que cambiarlas rápido.

Beneficios de dormir desnuda, aquí.

3.- Almohadas de espuma de látex o gel. Son firmes y te protegen del moho y de los ácaros, si no te gustan estos bichos este tipo de almohadas son una excelente alternativa, mantienen tu equilibrio y el eje de tu cuello y espalda.

4.- De lana y algodón. No producen alergias, son perfectas para personas que tienen asma o que son alérgicas a los ácaros, el único inconveniente es que son más duras que el resto de las almohadas.

5.- Almohadas con plumas. Este tipo de almohadas ofrecen firmeza, sujeción cervical y comodidad, el inconveniente es que este tipo de almohadas ocasionan bastantes alergias.

6.- Almohadas delgadas. Son especiales para personas que siempre duermen boca arriba, permiten que tu cuello y espalda formen un mismo ángulo y no sufras sobrecarga muscular. Las de espuma o goma son perfectas para ti si te gusta dormir boca arriba.

7.- Almohadas gruesas. Son para las personas que duermen de lado, permiten que el eje cuello y columna estén equilibradas.

8.- Almohadas flexibles. Son para las personas que al dormir cambian mucho de posturas, si eres de esas personas quizá te convenga probar con una almohada de plumas.

9.- Almohadas cervicales. Te ayudan a descansar tu cabeza sin que te lastimes el cuello o las cervicales. Amortiguan tu peso y te ayudan a sujetar y descansar tu cabeza.

10.- Almohadas de agua. De acuerdo con la opinión de expertos fisioterapeutas se adaptan a tus movimientos, además son muy relajantes y firmes.

11.- Almohadas frescas. Tienen relleno de pequeñas perlas, son perfectas para personas que sufren sudoración o para mujeres que se sofocan por la menopausia.

12.- Almohadas oxigenantes. Su tela mejora tu circulación, elevan el oxígeno de los vasos sanguíneos y cuidan de nuestra salud cada noche.

Si no estás seguro prueba con un tipo de almohada, si descubres que no se adapta a ti prueba con otro tipo, hasta que encuentres la indicada.

Cómo elegir una almohada, en este enlace.

Posiciones saludables al dormir, en este link.

Libros para tus hijos antes de dormir, en este link.