Infieles ¿Por decisión?

¡Comparte en tus redes!

La próxima semana salgo de viaje, voy a estar 5 días en Nueva York visitando a una amiga. Sí ¡viaje de chicas! Eso me tiene muy emocionada, pero también nerviosa; es la primera vez que voy a estar tantos días sin mi marido.

Van a pensar que soy una cursi de lo peor que no puede estar sin su marido y sí, hay una parte donde eso es cierto. ¡Ni hablar! Pero esa no es la parte relevante de la historia, lo que les voy a confesar es que ¡tengo miedo de ponerle el cuerno!

Sí, así como lo leen. Llevamos un año de casados y todo va muy bien, pero irme a un viaje de chicas y tener las puertas abiertas, claro que me asusta.

Les platico esto, porque sé que es algo común. A muchas y muchos de mis pacientes les da mucho miedo ser infieles ¿lo alentador de esto? Si ves tu miedo, te puedes cuidar y eso hará que tus posibilidades de ser infiel, bajen drásticamente.

El tema es cuando no vemos ese miedo, cuando nos hacemos guajes y creemos que esa es una mejor opción. Porque sí, aceptar que tenemos la capacidad –a muchos- no nos hace sentir del todo bien… pero es justo el poder ver nuestras potencialidades, las que nos hacen cuidarnos y hacer algo distinto con esa parte de nosotros.

Trataré de ser más clara. Si yo veo mi potencial infiel –todos lo tenemos-, entonces cuando conozcas a alguien que medio te mueva el tapete o estés pasando por un momento complicado en tu relación, harás algo para cuidarte. Probablemente salir por unos drinks y perderte en el alcohol no sea una gran opción, porque fácilmente “te va a valer cacahuate” y terminarás con alguien –quien sea- en motel desconocido.

Si –de hecho- veo que soy más que capaz de poner el cuerno, me cuido. Tal vez me apoye en mis amigas(os) y les pida que vayan a mi casa a pasar el rato o me vaya a cenar a algún lugar tranquilo.

¿Me vas cachando la idea? El tema no es si piensas en alguien más o te cachas con pensamientos “pecaminosos”, el chiste está en qué haces con esos pensamientos.

No te auto flageles ni castigues, mejor aprende a cuidarte y a ser lo más congruente que puedas con lo que quieres. Si para ti es importante ser fiel, no salgas con gente que te mueve el tapete –te pones en riesgo-.

Si empezaste a tener problemas con tu pareja, antes de tomar acción –y arrepentirte segundos después- platica con ella y arreglen lo que sea que no esté funcionando. Dile cómo te sientes y lo importante que es para ti arreglar la situación.

Así que, no eres una mala persona por notar tus opciones y ver las cosas que serías capaz de hacer bajo las circunstancias adecuadas. No te pelees con esa voz, mejor escúchala y úsala a tu favor. Esa es justo la que te puede llevar a tener –todavía- una mejor relación de pareja.

Yo seguiré mi propio consejo y disfrutaré de 5 días en Nueva York, escuchando a mi vocecita y dejando que el miedo me cuide. Así que, marido mío, no tienes nada de qué preocuparte.

Alessia Di Bari