¡Comparte en tus redes!

Vaginismo, el insoportable dolor de tener la vagina estrecha

A pesar de su increíble potencial para hacerte perder la cabeza, el sexo no siempre es como lo pintan en las películas. De hecho, un montón de cosas pueden salir mal y arruinar ese momento de intimidad. Y no, no todas son culpa de los hombres. Mientras ellos deben lidiar con la disfunción eréctil y la eyaculación precoz, muchas mujeres sufren vaginismo.

Qué es el vaginismo:

Tal vez jamás hayas escuchado el término, pero seguro conoces a alguien que lo tiene. En pocas palabras, este padecimiento es la contracción involuntaria de los músculos que rodean la vagina, impidiendo cualquier actividad sexual y hasta los exámenes médicos.

Debes tener claro que el vaginismo puede tener un origen psicológico o físico.

 

Las causas psicológicas más comunes del vaginismo son:

  • Temor al dolor, a quedar, embarazada, a no desempeñarse adecuadamente, a ser rechazadas, etcétera.
  • Ansiedad o estrés por experiencias negativas previas.
  • Problemas de pareja
  • Traumas por abusos sexuales en el pasado
  • Experiencias represivas en el entorno familiar o religioso.
  • Educación sexual inadecuada

Las causas físicas más comunes del vaginismo son:

  • Haber dado a luz
  • Cambios hormonales
  • Menopausia
  • Cirugía pélvica
  • Uso de algunos medicamentos que inhiben la excitación sexual
  • Falta de lubricación

Síntomas principales del vaginismo:

  • Ardor, picor y tensión muscular vaginal durante las relaciones sexuales.
  • Incomodidad y/o persistentes durante las relaciones sexuales.
  • Dificultad o incapacidad total para insertar un tampón.
  • Dificultad al someterse a una exploración ginecológica.
  • Posibilidad de insertar tampones o llevar a cabo una revisión ginecológica, pero incapacidad de penetración sexual.
  • Aunque se da la penetración sexual, la mujer no puede llegar al orgasmo, pues le resulta demasiado incómodo

Tratamiento para el vaginismo:

Para superar esta condición es necesario someterse a un tratamiento interdisciplinario, en el que intervengan un ginecólogo, un psicólogo y un sexólogo.

Además, se recomienda realizar los ejercicios del Método Kegel para favorecer la dilatación de los músculos de la vagina y disminuir la sensibilidad.

Los especialistas recomiendan incluir a la pareja en la terapia, pues sólo así podrá trabajarse en el contacto íntimo.

Notas relacionadas con el vaginismo:

¿Sabes qué es la dispareunia? Aquí te explicamos.

Checa aquí cuáles son los ejercicios del Método Kegel

IdeasQueAyudan