¡Comparte en tus redes!

Inteligencia emocional: qué es y cómo la desarrollamos

Definitivamente en la escuela y desde casa, habrían de impartir clases de inteligencia emocional, no porque no contemos con ella, sino justamente para saberla moderar y conocer qué es.

El manejo, comprensión, selección y trabajo de las emociones es más bien algo con lo que vamos lidiando en el día a día, no sólo de manera personal, sino también cuando interactuamos con los otros, aprendiendo a la buena o a la mala de la serie de procesos que implica aderezar las relaciones con una buena inteligencia emocional.

inteligencia

¿Qué es y para qué nos sirve?

Nos sirve para hacer evaluación de nuestras emociones y usarlas a favor nuestro, no sin apreciar y expresar de manera objetiva las expresiones personales y las de otros.

Ello nos sirve para llevar una vida equilibrada en la que nuestros sentimientos se encuentren en su mejor estado, motivándonos a seguir adelante en nuestro día a día, planificándola sin que los eventos externos nos influyan de manera negativa.

Su relevancia

Tan importante es para nuestra salud y balance vital, que la inteligencia emocional fue puesta en marcha como iniciativa mundial por parte de la UNESCO allá por 2002, logrando que 140 ministros de salud firmaran una declaración con los 10 principios básicos imprescindibles para poner en marcha programas de aprendizaje social y emocional.

Aunque no lo creas la inteligencia emocional es un abismo que puede acercarte a los infiernos de la vida de no saber manejarla, o a una serie de circunstancias donde en tu jornada diaria y con su oportuna aplicación, aprendas a usarla como herramienta por ejemplo, para comprender la manera en que se genera la productividad laboral de las personas, el éxito de las personas, empresas, así como emprendimientos de liderazgo.

De cómo lograrla exitosamente

Puedes lograr una inteligencia emocional útil, siendo un gestor o administrador de tus emociones, así como de aquellas que intercambias con las personas con las que interactuas en tu cotidiano, donde los arrebatos emocionales se vuelvan conscientes, al grado que el control de éstos mejore tu desempeño como persona, aminorando conflictos internos y externos, estudiándote.

Básicamente lograr una inteligencia emocional exitosa dependerá en gran grado de que el aumento de tu autocontrol, entusiasmo, perseverancia ante la adversidad y la capacidad de motivarte a ti mismo, se conviertan en tus instrumentos de perfeccionamiento y adaptación ante la vida.

NOTAS RELACIONADAS

Ideas para reparar una metida de pata con tu pareja. Aquí.

Copa menstrual, por Irene Torices. Aquí.

¿Cómo identificar a un profesional de la sexología? Aquí.