¡Comparte en tus redes!

Invierte en tu futuro sentimental

Leopi¿Qué dijo? Así es mis churumbeles, necesitamos empezar a pensar como jugador de ajedrez o de billar cuando de futuro sentimental se habla.

Aquí les va mi teoría:

Cuando estás querendón o querendona con alguien, haces muchas cosas por congraciarte, quedar bien y hacer que piense que eres la última chela del estadio. Y alguna veces, lo logras.

Pero después, al haber terminado la cacería, la negociación, las ganas de sobetear u horizontalizar a la víctima, por primera vez, la relación invariablemente pasa a una segunda, tercera y cuarta etapa (entran violines).

El problema reside en que cuando te sientes có[email protected], seguro y piensas “ya llegué”, dejas de echarle ganas y peor aún dejas de pensar en el mediano y largo plazo.

Ejemplos:

  1. Te peleas por cosas “sin importancia”. Piénsalo, si te peleas por que te dejó en visto, porque se le olvidó el aniversario o porque le escribió no se quién, estás poco a poco llenando un vasito.
  2. Dejas de ser sexy o de ser caballeroso. Bueno si no inviertes en tu futuro en estos dos departamentos, no chilles cuando alguien más haga eso con tu futura ex (sin Yolanda Maricarmen)
  3. Te sientes [email protected] O intercambiado por sus [email protected], su hijo, su nintendo, el Necaxa u la nueva novela de Marimar 34.2.

Tranquilas, tranquilos, encontramos el cáncer a tiempo, tratémoslo, no dejemos que haya metástasis, este paciente es salvable.

Esto es lo que vamos a hacer a partir de YA:

  1. Todo lo que hagas para ligarte a conquistar a alguien, lo seguirás haciendo por los siglos de los siglos.
  2. Todos los días leerás un escrito donde apuntaste porqué estás con esta persona, eso te dará perspectiva y te darás cuenta muy seguido que hay cosas por las que no vale la pena pelear.   -Dejó la pasta de dientes sin tapa… ¿y?-
  3. Harás todos los días algo para impactar o impresionar a tu chica o chico.
  4. Ten claro que así como el gym y el trabajo necesitan que se les dediques tiempo, tu pareja también.
  5. Pon atención a cambios de comportamiento, podría ser que tu media fruta te esté mandando señales inconscientes de “ponme atención” o pero aún señales de “me estás perdiendo”.
  6. Piensa como empresa, sigue las políticas previamente establecidas, recuerda lo que se habló en el contrato con tu pareja, y siempre, siempre, siempre recuerda que sigues en campaña de marketing para que tu “cliente” quiera seguir comprando “tu producto”

Ahí lo tienen chiquilines, siempre recuerden, lo difícil no es llegar, lo difícil es quedarse, no matarse, que no te cambien por un modelo mas nuevo, no meter la pata y lograr que esto dure,

¡Let´s do it!

Leonel Castellanos