¡Comparte en tus redes!

Qué hacer si mi jefe se roba mis ideas

P_JEAN_NuevaSi te identificas con este problema y estás harto de que cada vez que le platicas alguna propuesta creativa y valiosa a tu jefe, él la tome y la presente como propia, entonces… can can can… aunque en efecto tu jefe no está actuando de una forma ética y correcta, en realidad, ¡el del error eres tú!

Espera, espera… Antes de que me acribilles con el pensamiento, me des unfollow en todas mis redes sociales y coloques mi nombre en tu lista de personas non gratas junto al de Trump, dame el beneficio de la duda y déjame explicarte por que es que esta verdad, aunque no sea lo que quieres escuchar, te hará mucho más feliz en tu trabajo una vez que la asimiles.

Tu error radica en dos cosas:

  1. Un problema de percepción
  2. Una falla de comunicación

Detengámonos primero en el problema de percepción.

Aunque tu jefe no sea el del puesto más alto o de mayor injerencia en la compañía, ¡es TU jefe! Es obvio que quieras lucirte con el jefe de tu jefe, o con el jefe del jefe de tu jefe y ser valorado por los meros meros de la compañía, pero en realidad eso es innecesario, en efecto, es contraproducente. #PUM

Con el que tienes que lucirte, a quien debes de resultar útil y frente al que debes ser percibido como un GRAN aliado (y no como competencia), es precisamente TU JEFE DIRECTO. ¿Por qué? Porque si te vuelves imprescindible para él y le ayudas a hacer mejor su trabajo, a quedar mejor parado frente a sus superiores, entonces él crecerá, subirá de puesto eventualmente y no concebirá sus nuevas responsabilidades sin tu respaldo; además, aunque no te lo diga, te estará realmente agradecido por una razón: ¡eres verdaderamente útil para él! ¿Me explico?

Tu futuro aumento de sueldo dependerá de él y muy seguramente, él tendrá un alto nivel de influencia en el hecho de que consigas o no una promoción el día de mañana también y crezcas dentro de la empresa en la que trabajas. Así que, si tu jefe consideró valiosa tu propuesta y la presentó con orgullo, ¡siéntete feliz! Quiere decir que estás haciendo bien tu trabajo y estás siendo eficaz en lo que te corresponde.

Ahora, si de plano no sólo se adjudica tu idea sino que te deja fuera de la ecuación, eso quiere decir que tu falla radica en la manera en la que estás comunicando dicha propuesta.

De manera específica, no estás siendo lo suficientemente hábil para hacerle ver de qué forma tú serás útil y necesario en la ejecución de dicho proyecto. Estás vendiendo el producto pero no te estás sabiendo vender como operador o ejecutor. Al presentarla, hazlo de una forma segura, dejando entrever que tienes todo contemplado, que ya te anticipaste incluso en ciertos aspectos y que nadie mejor que tú podría resolverlo. No des tantos detalles sobre la ejecución, pero cuida no parecer celoso de tu idea, más bien, si en el punto uno haz hecho bien tu labor y tu jefe te percibe como un aliado leal, entonces pídele que confíe en ti para ejecutarla.

Por último, ten muy presente que mostrarte celoso de tus ideas es como decir a gritos: ¡Pocas veces tengo una buena idea, por favor no me la roben!

En cambio, yo sé que tú eres una fábrica de buenas ideas, así que, aquí entre nos, no saques el cobre.

¡Hasta el próximo viernes! Si tienes cualquier duda, puedes dejar aquí abajo tu comentario y en breve te respondo.

Pam

Pamela Jean Zetina